Es una columna que incluirá información sobre temas relacionados con seguridad y justicia. Otros artículos del autor: http://bit.ly/gTipanluisa Twitter: @ECtipanluisag
Geovanny Tipanluisa
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central del Ecuador. Tiene 20 años de experiencia en periodismo. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2003 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente es Editor de Seguridad

El caso Carolina y los operativos anti trata

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1
Martes 21 de mayo 2019

Es lamentable saber que solo después de que el caso Carolina estallara la Policía ha intensificado sus tareas anti trata. Aquí, las cifras: 13 intervenciones en todo el 2018. 12 en solo cuatro meses del 2019. ¿Por qué se esperó a que ocurriera semejante desgracia? ¿Qué sucedía si la familia no reclamaba y se dejaba este hecho como muerte natural?

Las redes delictivas son poderosas y hay que responder en su verdadera magnitud.

Únicamente entre el 2017 y el 2018, 287 víctimas fueron rescatadas en el país. El 25% apenas tenía de 13 a 17 años. ¡Increíble!

¿Cuántas jóvenes más estarán en manos de las mafias? Es imperante que la Policía actúe no solo en los casos mediáticos y que cumpla el mandato constitucional de garantizar la seguridad de todos (art. 158).

El diagnóstico está claro. Las ciudades más golpeadas por las bandas de trata son Quito, Manta, Machala, Guayaquil, Santo Domingo, Azuay, Sucumbíos y Loja.

Allí hay que trabajar con fuerza y evitar que las niñas sean entregadas en casas particulares, para la prostitución forzada.

Pero también hay que controlar las fiestas clandestinas a las que los jóvenes denominan ‘caídas’. Este fenómeno se conoció en el 2014. Parecía controlado, pero no. Carolina fue captada por esa vía. Ahora se sabe que entre el 2014 y marzo del 2019 se han desarrollado 459 intervenciones en esas citas y se ha rescatado a 7 025 niños y adolescentes.

No son simples encuentros para divertirse. Hay droga, alcohol y hasta ataques sexuales. Entonces, el tema es sumamente serio.

Esta es una materia que compete a todos: agentes, padres de familia, profesores y la sociedad en general. El entorno de los planteles secundarios juega un papel primordial.

Los investigadores ingresaron a locales aledaños a los centros educativos del sur de Quito y decomisaron 3 000 litros de alcohol adulterado, que aparentemente era ofertado a los alumnos. En espacios alejados a los planteles también operan redes de narcotráfico. Hay que atacarlos y frenarlos. Háganlo.