Guai Fai

Guai Fai

Microsoft y su estrategia para atacar la piratería

Microsoft anunció la fecha de lanzamiento de Windows 10 para el 29 de julio de 2015. Foto: AFP

Microsoft anunció la fecha de lanzamiento de Windows 10 para el 29 de julio de 2015. Foto: AFP

La compañía detrás del desarrollo de Windows ha decidido atacar la piratería de su más reciente sistema operativo con una estrategia audaz: permitiendo a quienes son usuarios de Windows 7 y 8 actualizar de forma gratuita, aún si tienen una copia ‘no genuina’.

Microsoft anunció la fecha de lanzamiento de Windows 10 para el 29 de julio de 2015. Foto: AFP

Windows 10 estará disponible desde el 29 de julio de 2015, y quienes deseen hacerse con una copia pueden reservarla desde ya en la web de Microsoft.

¿Por qué está optando la compañía por una estrategia de este tipo? Terry Myerson, quien ha manejado por años la división de Sistemas Operativos en Microsoft, indicó en una entrevista a Reuters que esta singular movida de negocio apunta a re adoptar a millones de usuarios en China. “Se actualizará a todas las PC calificadas, genuinas o no genuinas, a Windows 10” indicó.

Según un estudio realizado por la Bussines Software Alliance, recogido por el portal ZDNet, la piratería de software en China ha bajado en un 15% desde el 2003.

Aunque la cifra podría sonar alentadora, esto implica que 77% del software utilizado en China es pirata; en 2003 era el 92%.

Ahora, si bien la estrategia de Microsoft tiene un claro interés en reincorporar a todos estos usuarios de software pirata de China, no será exlusiva para este país; usuarios de todas partes del mundo podrán actualizar sus computadores a Windows 10.

¿Perdón y olvido?

Parecería que Microsoft estuviera dando vía libre a quienes han obtenido una copia pirata de su sistema operativo.

Sin embargo, Microsoft ha aclarado que la actualización del sistema operativo no les quitaría el estado de ‘no genuino’ a dichos sistemas operativos, y poco se sabe de las implicaciones que esto pueda tener ya en otros campos, por ejemplo, el de las actualizaciones de software o el de la instalación de aplicaciones.

Lo que sí queda claro es el cambio de ruta y de enfoque de Microsoft respecto a su sistema operativo. Windows ha dejado de ser un producto para pasar a ser un servicio, una plataforma desde la cual se accede a otros servicios o productos, como por ejemplo, Office (Word, Excel, Powerpoint, etc.).

Este enfoque es similar al que Apple adoptó desde hace ya algunos años, cuando comenzó a ofrecer sus actualizaciones de sistema operativo de forma gratuita.

La compañía de la manzana incluso incluyó sus aplicaciones de productividad (iWork, que incluye Pages, Numbers, Keynote y otras) en un afán de incrementar la venta de sus dispositivos y también las ganancias por el desarrollo y venta de aplicaciones de terceros.

¿Funcionará la estrategia? Bueno, si le funcionó a Apple…