Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Liga de Quito y el nuevo round de ‘saunistas’y ‘futbolistas’

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 5
Contento 10
Martes 22 de enero 2019

Comentarista,
@guapodelabarra

En Liga, el duelo entre ‘saunistas’ y ‘futbolistas’ nunca dejó de existir, a pesar de los abrazos y las palmaditas en la espalda que se dieron en noviembre los representantes de ambos bandos, que se juraron colaboración mutua luego de las elecciones en el club capitalino y en vísperas de la final con Emelec.

Todo por Liga, se prometieron, aunque algunos en realidad esperaban una vuelta olímpica eléctrica en la Casa Blanca, para forzar el ‘fin de un ciclo’.Esa pugna, que recuerda bastante a la que mantuvo el ingobernable Deportivo Quito por tres décadas (y miren dónde están ahora los chullas), estuvo a punto de pasar a cosas mayores la semana pasada cuando un grupo de hinchas de la U, partidarios de los ‘futbolistas’, entró a los locales del club para amedrentar a los ‘saunistas’, que por su lado se han mantenido activos para encontrar una fórmula que redefina a la Comisión que administra a los equipos de fútbol.

Los hinchas son muchas cosas, pero sobre todo son una masa que se desplaza por la pasión, y nada menos académico e intelectual que una horda impulsada por los temores. Estos hinchas en cuestión temen que, sin el aporte de los ‘futbolistas’ de la Comisión, el equipo profesional naufrague y Liga se reduzca a un plantel mediotablero, como era antes de 1990. Esos hinchas tienen miedo, y el miedo es el peor aliado de la razón. Y nada mejor que una manada de furibundos aficionados para recordar, en este caso a los a los ‘saunistas’, que dirigir un equipo del tamaño de Liga también implica lidiar con estas gentes neanderthalensis. No todo es entrevistas en los medios de comunicación.

En realidad, no puede saberse si Liga estará mejor o peor con los ‘futbolistas’ o con ‘los saunistas’. En términos prácticos, con la gestión correcta es posible juntar unos USD 17 millones y sostener al equipo profesional por un año. Rodeado de los asesores adecuados, es factible comandar una campaña competitiva. El problema aquí es que no todos entienden que no se puede ganar siempre aunque se hagan bien las cosas y, en el caso de Liga, acabar en segundo lugar es tomado para algunos como un fracaso que merece castigos de la Edad Media.

La visita de los hinchas debe haber asustado a los ‘saunistas’, que no están acostumbrados a la violencia sino a la paz que otorgan los baños turcos.