Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Mundial, día 11: pasión por el 'Tigre' y llanto panameño... ¡de felicidad!

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Lunes 25 de junio 2018

Alejandro Ribadeneira, Comentarista, @guapodelabarra

Colombia, todo pasión, regresó a la pelea gracias a una goleada de 3-0 que, de paso, eliminó a Polonia, una de las decepciones del Mundial. 

Sí, se esperaba mucho de Robert Lewandowski, artillero de la Bundesliga considerado frío, calculador, letal como francotirador. Pero ha sido tan frío como un pingüino, arrasado por la calidez de los muchachos de José Pekerman, que no resistieron el juego de fricción que propuso el rival, golpes, codazos, faltas una tras otra, hasta que los colores del equipo más caliente del torneo aparecieron. Bellos centros de James y Quintero, dueños de zurdas precisas. Estupendas definiciones de Mina (que no juega en el Barcelona, un raro caso de suplente en su club que responde en su selección), Falcao y Cuadrado, que estuvo más incisivo que en duelo con Japón.

'El Tigre' Falcao anotó su primer gol en un Mundial, algo que ha sido festejado en todo el país. Ya mismo Carlos Vives le dedica un vallenato, aunque Pekerman tuvo la urgencia de dedicar el triunfo a Sánchez, expulsado en el amanecer del partido con los japoneses. Colombia sigue en carrera!

Los que casi pierden pista fueron los japoneses, que estuvieron dos veces abajo en el marcador ante Senegal. Pero los nipones por algo sol apodados los Samuráis Azules y no dejaron de luchar, pese a que los africanos que comanda Aliou Cissé, encantadores con sus bailes antes de los partidos, lucieron superiores con su pegada y su juego de pases cruzados para poner a correr a sus hombres, que tampoco son apodados los Leones de Teranga gratuitamente.

Japón prefiere que el juego progrese a base de pases cortos e incursiones por los pasillos, pero su orgullo complementa este estilo muy sudamericano, al que le falta más fineza. El arquero Ndiaye cometió un error que Japón agradeció y que pone al grupo H en vilo.

Inglaterra no cometió errores ante Panamá, que fue un esparrin penoso y cayó 6-1. Tan impresentable fue el equipo centroamericano, que en el primer tiempo ya estaban abajo 5-0, por lo que el entrenador ‘Bolillo’ Gómez, entre descarado y humilde, y que esta vez no lució su elegante corbata roja, al parecer fue a pedirle a su colega Gareth Southgate que jugara con benevolencia. Esto no se ha confirmado, pero fue notable que Harry Kane y los demás bajaron el ritmo. Kane, de paso, pudo alcanzar a Cristiano Ronaldo en el tope de la tabla de artilleros. Aunque el delantero que más festejo fue Felipe Baloy, que anotó el primer gol de la historia de Panamá en los mundiales. Baloy lloró de alegría por entrar a la historia, a pesar de la paliza que recibió su equipo, en una demostración de que el fútbol suele ser más complejo de lo que se piensa.