Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Pastiche Tricolor del ‘Bolillo’

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 11
Triste 3
Indiferente 4
Sorprendido 2
Contento 23

Comentarista alejo@elcomercio.com

Todos sabemos que la lista de seleccionados para los amistosos con Omán y Catar es un revoltijo de cosas: hay jugadores que merecen una oportunidad pero otros que no tienen el nivel de estar en la élite, otros ni siquiera tienen ritmo de competencia y otros, en cambio, se han beneficiado del caritativo corazón  del entrenador.

Y, por supuesto, son más notables los ausentes, que por diversas razones no han sido considerados.

No caigamos, en todo caso, en el facilismo de culpar a Hernán Darío Gómez por este pastiche. En realidad, todo es responsabilidad de los clubes, que a estas alturas no saben qué mismo quieren.

Los clubes pidieron que el torneo no se suspendiera cuando hubiera fechas FIFA o eliminatorias, para no afectar sobre todo a los equipos chicos que rara vez tienen seleccionados pero que debían pasar una fecha sin mover la taquilla.

Pero ahora la competencia está muy pareja en la Serie A (el nivel es de llorar, ¡pero parejo!) y la mayoría de los entrenadores ruegan que sus jugadores no vayan a la Tricolor. El ‘Bolillo’ Gómez, sensible, incluso no ha querido afectar al clásico del Astillero.

Hay algo que está haciendo el ‘Bolillo’: ganar tiempo. Sabe que los clubes van ganando la pugna con la Federación Ecuatoriana, por eso los alaba y hasta les agradece. Con la Liga Pro, la relación de fuerzas está cambiando, incluso podría haber nuevo mandamás  en la FEF en enero. Lo mejor que puede hacer  el ‘Bolillo’ es repartir sonrisas y esperar.