Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

No hay un ‘equipazo’ en Ecuador: así va la Serie A

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 3
Contento 37
Comentarista, @guapodelabarra


Ya se ha jugado el 25% del Campeonato, así que es momento de un análisis de los seis equipos que van al frente del tablero de posiciones. Este año no existe un ‘equipazo’, sino que las fuerzas están bien repartidas. Pero de este lote saldrá el primer finalista de la temporada.

1. Barcelona ha logrado liderar la tabla de posiciones desde la quinta fecha, a pesar del golpe que significó la temprana eliminación en la Copa Sudamericana ante un plantel enormemente inferior como General Díaz, inferior al menos en los papeles. Se criticó mucho el desempeño de Damián Díaz, Matías Oyola y Ariel Nahuelpán y se auguraba un desastre en el Campeonato. De hecho, el desempeño de esos tres jugadores, baluartes canarios en otras épocas, ha sido irregular en estos meses. Pero, en términos prácticos, quedar fuera de la Copa le sirvió al entrenador Guillermo Almada para enfocarse en una sola competición y ser el protagonista de una campaña interesante. Ha sido clave la efectividad de Juan Ignacio Dinenno, que ha marcado 8 goles y acaba esta fase como el segundo anotador, así como la actuación de la línea defensiva, que apenas ha concedido 8 goles, la de mejor registro hasta ahora. Sin embargo, Almada es cuestionado por algunos rubros, como alinear a Ely Esterilla tras una período de inactividad, los cambios que desmejoran el esquema en lugar de recomponerlo y la zozobra que genera ciertas fallas en las bandas o en el reparto de la pelota. En todo caso, el estratega aporta disciplina y posee un plantel que está comprometido con el esquema de juego, más allá de que no siempre salen las cosas.

2. Liga, se dice, es un equipo en construcción, pero más bien es un equipo en desarrollo de una identidad ajena a su tradición, lo cual genera algo de controversia. Lo realmente positivo del trabajo del entrenador Pablo Repetto ha sido mejorar enormemente el desempeño de la retaguardia con medidas que incluyeron importar un guardameta de calidad para evitar los papelones del año anterior. El estilo no convence del todo a pesar de los evidentes resultados (la segunda mejor defensa, 76% de efectividad en resultados, casi impecable de local), debido a que Repetto, que no es precisamente un exponente del fútbol vistoso, renuncia a usar un 10 para preferir los pases largos, el control del esférico y la paciencia. Hernán Barcos, el tercer anotador del campeonato, es un jugador de excepción en Ecuador que ha ayudado a sostener a Liga e incluso se ha convertido en vedette, aunque el aporte de los hermanos Julio y de José Quinteros no ha sido del todo valorado por una facción del Mundo Liga, que añora los pases de Manso y Escobar en lugar de lo más importante: ganar.

3. Universidad Católica ha realizado un trabajo más bien silencioso, también estupendo como local, de la mano del estratega colombiano Santiago Escobar, un caballero en todo sentido que le viene bien al Ecuador. El artillero Jhon Cifuente atraviesa su mejor momento: con 11 anotaciones, prácticamente una por cotejo, es el goleador más efectivo hasta el momento y permite que los celestes sean el segundo equipo más anotador. Pero lo mejor de los camarattas está en el crecimiento del juego colectivo, el buen trato a la pelota y la velocidad cuando se ataca por el centro gracias al aporte, entre otros, de Yuber Mosquera. Lo más flojo ha estado atrás, aunque poco a poco la defensa ha logrado superarse y ayudar a que Católica esté entre los protagonistas.

4. Independiente del Valle se mantiene como un equipo peleador y con tramos brillantes, pero no hay DT que logre dar ese salto hacia la consagración. Los dirigidos por Gabriel Schürrer fueron líderes las dos primeras fechas pero ahora van cuartos, luego de un descenso en su desempeño. Aunque en la cancha el equipo se mueve bien y es difícil de superarlo en velocidad y proyección, no se ha logrado ser contundente como local (apenas 67% de efectividad) ni tampoco se pudo derrotar a Liga, Barcelona ni Emelec, rivales a derribar obligatoriamente, producto de la ansiedad. Lo positivo es que se da continuidad a la filosofía que respalda a los jugadores jóvenes y se ha dejado atrás el trauma de la rápida eliminación en la Copa. Pero falta un par de extranjeros que pongan paños fríos a un grupo pujante.

5. Este es un lugar sorprendente para Emelec, el club más regular desde el 2010. El DT Alfredo Arias no ha logrado dar continuidad al estupendo momento del club y se cometió el error de depositar el peso del ataque en Brayan ‘Cuco’ Angulo, que ha sufrido ausencias por lesiones y carece de un reemplazante digno. La Copa Libertadores no fue auspiciosa y generó que se hayan dispersado las fuerzas eléctricas en el torneo local, insuficientes sobre todo en calidad de visitante (apenas 39% de efectividad). Además, hubo relajación en la disciplina como lo demuestra el caso de Jorge Guagua, y se perdieron dos partidos psicológicamente vitales ante Liga y Barcelona. Todo indica que esta primera etapa ya está perdida para Arias.

6. Delfín ha rematado de gran manera este tramo del torneo luego de un inicio desastroso, en que llegó a ocupar la última plaza en la cuarta fecha y se temía un descenso. Pero el equipo que ahora comanda Fabián Bustos saltó al sexto lugar luego de haber derribado a Liga, Emelec e Independiente, y sigue con vida en la fase de grupos de la Copa, pese a su horrible debut. Curiosamente, el cuadro manabita no posee un artillero que despunte, sino que Carlos Garcés, José Arismendi y Luis Chicaiza se han repartido el peso de anotar, y cada uno ha aportado cuatro goles. Se verá si hay fuerzas para seguir creciendo. BSC le saca diez puntos, quizás una distancia insalvable para ganar la etapa.