Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Érase una vez un equipo de puros criollos

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 3
Triste 80
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 20
Lunes 14 de diciembre 2020

Érase una vez un equipo de puros criollos, tan temible y demoledor, que fue el único que pudo ganar tres títulos consecutivos de fútbol en su país, y no una, sino dos veces.

De ahí salían los mejores jugadores de la nación y ahí mismo desarrollaban casi toda su carrera pues era un lugar cálido y respetado, además de que el club era la base de la Selección nacional. La fanaticada se identificaba con su talento, pero también con su espíritu marcial y su eterna promesa de jamás contratar extranjeros. Esa era su marca de identidad. Incluso se llegó a soñar con un estadio propio.

Todo cambió cuando se puso fin a su esquema de financiamiento desde la tropa y los dirigentes, uno tras otros, militares o civiles, no lograron adaptarse a la realidad ni reinventar la fuente de ingresos. Al contrario, sea por terquedad, ineptitud, falta de voluntad o una perniciosa mezcla de todo eso, el club entró en una lenta pero sostenida decadencia. La cascada de estupendos juveniles se convirtió en un río seco. Los títulos nunca más llegaron. Los convocados a la Tricolor eran de otros equipos. Se perdió el brillo.

Este año, la decadencia se ha convertido en vergüenza. Porque una cosa es el declive y la derrota deportiva, y otra el espectáculo de las constantes suspensiones por falta de pago, el desfile de entrenadores, las guerras de declaraciones y la invasión de la sede por delincuentes.

Todo esto es indigno de la historia de un club que era un orgullo y ahora parece destinado a convertirse en una melancólica referencia del pasado. Érase una vez un club que fue grande, pero ya no.

Llanto de los jugadores de El Nacional, tras caer 3-0 ante Emelec. Foto: señal de GolTV.

Llanto de los jugadores de El Nacional, tras caer 3-0 ante Emelec. Foto: señal de GolTV.