Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Emelec se volvió un equipo de media tabla

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 26
Viernes 06 de noviembre 2020

Los hinchas de Emelec, acostumbrados a la década ganada de Rafa... cof cof, quiero decir, de la época de Nasib Neme, están desconcertados por la pésima situación del cuadro azul.

En la Serie A, ha pasado más cerca del descenso que de los líderes, y en la Copa Sudamericana, pese a las alegrías iniciales, terminó eliminado por un equipo que apenas venía con minutos oficiales jugados por la pandemia. ¡Y, para colmo, eliminado en el Capwell, luego de tener la ventaja de un triunfo en el exterior! ¡Qué mal!

¿Quién es el culpable? Como suele pasar en estos casos, las culpas están bien repartidas. No vamos a hablar del karma por su salida de Independiente, pero el entrenador Ismael Rescalvo no ha logrado hacerse entender por los jugadores en los 18 meses que lleva en el puesto. Al contrario, cada vez es más predecible: basta con tapar las bandas y Emelec es más inofensivo que un té endulzado con stevia.

La relación con la plantilla, además, parece estar fracturada. El posteo de Robert Burbano con una frase de Marcelo Bielsa (“Los entrenadores podemos cometer dos pecados: Hacer caminar a jugadores que vuelan o pretender que vuelen los que solo pueden caminar”) es un síntoma de lo mal que está manejado el camerino.

Luego, están los jugadores. En tres años, es notable que hubo un descenso en la calidad de las contrataciones y hoy ni siquiera se cuenta con un 5 de calidad ni tampoco con un líder en la cancha, alguien que transmita algo, que empuje que impida que la plantilla se entregue a la derrota.

Luego está la dirigencia, que ha preferido entrar en controversias con otros dirigentes que resolver los problemas del equipo. Además del mal ojo con las contrataciones, y pese a que la crisis del país ya se sentía desde octubre, se insistió en excentricidades como hacer una pretemporada en España.

Sin Copa Libertadores por segundo año y con la crisis por la pandemia, la situación es preocupante para un equipo que pasó diez años peleando por los títulos y ahora parece haberse acostumbrado al ‘confort’ de la media tabla.

Los leo en: @guapodelabarra

El DT Ismael Rescalvo (centro) en una práctica del equipo azul en el estadio Capwell. Foto: Twitter @CSEmelec

El DT Ismael Rescalvo (centro) en una práctica del equipo azul en el estadio Capwell. Foto: Twitter @CSEmelec