Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

La larga colección de errores de la Copa América

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 22
Lunes 08 de julio 2019

La Copa América careció del brillo que se prometía. Las canchas, en general, fueron potreros, algo increíble para un país que hace cinco años fue sede del Mundial, ni más ni menos. Además, los invitados asiáticos fueron solamente un relleno, en especial Japón, que envió un equipo Sub 23. Los líos de logística fueron muchos e incluso un cotejo empezó tarde porque los organizadores no contaban con el tráfico de Sao Paulo.

Las cifras oficiales hablan de buenas recaudaciones, pero muchos partidos se vieron con estadios muy vacíos. Pero lo peor corrió por cuenta del VAR, un sistema que ha demostrado su efectividad en todo lado, menos aquí, en nuestra región. Algo tenemos los sudamericanos que lo arruinamos todo.

También ha sido desafortunado el berrinche que montó el capitán de Argentina para mostrarse como víctima de una conspiración para no dejarle ganar la Copa. Lo de Lionel Messi fue impresentable, hablando de “corrupción” para tapar su nuevo fracaso con su selección. Siempre se le pidió a Messi que fuera como Maradona; pero la exigencia se refería al Diego virtuoso con el balón y líder en la cancha, no al Diego con verborrea que se drogaba antes de un cotejo, era sancionado por dopaje como correspondía y luego lloraba porque, según él, le habían “cortado las piernas”.

Lionel Messi (cent.) es expulsado del partido por el tercer puesto de la Copa América 2019.

Lionel Messi (cent.) es expulsado del partido por el tercer puesto de la Copa América 2019. Foto: AFP

Todo eso ha opacado un torneo del que se esperaba mucho, quizás demasiado, pues de todos modos era la primera Copa América que organizaba la nueva dirigencia, luego de la decapitación de los ladrones que una vez dominaron en la Conmebol. Seguramente los dirigentes tomaron nota para no cometer los mismos errores en la Copa América 2020.

¿Y Ecuador? Bueno, este torneo sirvió para comprobar que la afición está divorciada de la Selección, que el 'Bolillo' Gómez no tiene idea de qué hacer y que Catar 2022 se ve, actualmente, como una quimera.