Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Las notas de Ecuador luego de la horrible derrota ante Chile

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 17
Triste 6
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 20
Viernes 21 de junio 2019

Estas son las notas de los jugadores de Ecuador luego de la caída 2-1 con Chile, que deja al equipo del 'Bolillo' en estado comatoso, a la espera de la eliminación.

Alexander Domínguez, 5/10
Transmitió más inseguridad que en el cotejo anterior. Dudó al salir en algunas ocasiones. Nada qué hacer en el primer gol. En el segundo, el remate de Alexis lo sorprende un poco a la derecha. Tapó un gol a Pulgar.

Pedro P. Velasco, 4/10
Su esfuerzo fue interesante, sobre todo cuando pasaba al ataque y buscaba a Mena para asociarse. Lástima que Mena lo ignoró olímpicamente. No obstante, fue mucho más eficiente que el 'Choclo', su predecesor en el puesto. Dominado por la impotencia, se llevó una amarilla por patear a Sánchez.

Gabriel Achillier, 1/10
Respondió cuando fue exigido, en un estupendo primer tiempo. Pero la desesperación lo llevó a realizar jugadas absurdas en el segundo, a adelantarse como volante, a dar leña y acabó expulsado por un codazo a Vidal. Qué horror.

Robert Arboleda, 4/10
Aportó aplomo en la defensa central y puede decirse que se adueñó del puesto, pero falló al chocarse con Orejuela, en el primer gol de Chile. Sí, fueron los nervios del inicio, algo que le pasó a Ecuador nuevamente. También cometió un error al inicio de la segunda parte que casi cuesta un gol, aunque alcanzó a recuperarse y taponó a Vargas. Lo malo es que ese rechazo al saque de banda dio inicio al segundo tanto de Chile. Pero bueno, fue de lo mejor de Ecuador.

La desazón de Ecuador al caer ante Chile. Foto: AFP

La desazón de Ecuador al caer ante Chile. Foto: AFP

Cristian Ramírez, 2/10
Cambiemos de lateral izquierdo, decían. En esta ocasión, su desempeño estuvo por debajo de lo habitual. Falló en la cobertura del segundo gol de los chilenos, algo increíble porque no había desentonado cuando le tocaba ir al 1-1. De ahí, no fue el mismo.

Sebastián Méndez, 5/10
Empezó con demasiada brusquedad y casi se convierte en el nuevo 'Choclo', pero se contuvo. Luego, no solo que luchó para recuperar la pelota sino que colaboró en el ataque, aunque sin entenderse del todo con Orejuela. Mejor le fue cuando se asociaba con Gruezo. A él le hicieron la falta para el penalti. Cuando dejó la cancha, Ecuador comenzó a desdibujarse.

Carlos Gruezo, 3/10
Otra vez, tuvo bastantes problemas para evitar que los chilenos le ganaran las espaldas, pero también recuperó algunos balones y no desentonó del rendimiento general.

Jefferson Orejuela, 3/10

No vamos a discutir su entrega, pero falló en casi todas las transiciones que debían pasar por sus pies. Sus pases eran más avisados que los perritos que regala Yunda.

Mena, 3/10
Estaba llamado a ser el eje ofensivo del equipo, pero fue una decepción, quizás porque jugó en un perfil que no le sienta bien. El 'Bolillo' no le dio la oportunidad de ponerlo al centro sino que lo sacó.

Enner Valencia, 5/10

Un referente. Las peleó todas. Mucha clase en el penalti. Pero le faltó un socio y fue penoso verlo en el segundo tiempo metido en la zona de Ecuador, buscando un balón.

Romario Ibarra, 6/10
Fue un remolino que, aunque a veces se pasó de revoluciones, aportó juego ofensivo. Su pase a Méndez permitió el penalti del primer tiempo. Exhibió entrega. Falló en el primer gol de Chile, pero fue porque le rebotó la pelota. Al final, hizo lo que pudo y se fue lesionado.

Antonio Valencia, 2/10
Entró para darle salida a Ecuador por la banda derecha, pero su esfuerzo fue estéril.

Carlos Garcés y Ayrton Preciado, sin nota

Hernán Darío Gómez, 1/10
​Otra vez, el 'Bolillo' cometió más despropósitos que aciertos. Otra vez, su equipo luce desconcertado cuando lo atacan a partir de balones parados. Otra vez, recurre a la violencia por la falta de recursos técnicos. De nuevo, los cambios ayudan más al rival que a mejorar la situación de Ecuador. Siguen esos malos despejes, esos balones que quedan vivos, esos traumas al jugar por arriba. Hubo cosas buenas, claro que sí, sobre todo en el primer tiempo, cuando Ecuador se posicionó con agresividad en campo rival, presionó a los chilenos desde arriba y solamente el pitazo del juez para el descanso dio respiro a la Roja. En ese lapso, la Tricolor tuvo toque de pelota. Pero Ecuador no logró progresar porque los ofensivos estuvieron muy desconectados del resto del plantel, además de que los problemas ya descritos pesaron con determinación.