Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Reforma a la jubilación patronal trae ventajas

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 14
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 23
Lunes 07 de octubre 2019

En la última década se destruyó la cultura del ahorro del ecuatoriano. Un ejemplo de ello fue la opción de mensualizar los fondos de reserva o de retirarlos cada tres años.

Antes, esos recursos, junto a los de la cesantía, eran una especie de fondo de ahorro para mejorar la situación de la persona en un momento clave de la vida: la jubilación.

La reforma laboral, que el Ejecutivo está por enviar, propone recuperar algo de esa cultura con el ajuste a la jubilación patronal.

Desde la creación del Código de Trabajo en 1938, este beneficio se ha mantenido intacto para los trabajadores que presten, por 25 años o más, servicios a una empresa de forma ininterrumpida. Pero menos del 3% de ellos accede al derecho porque es despedido poco antes de cumplir los 25 años.

El Gobierno propone reemplazar este mecanismo por un fondo que se alimenta con un aporte del empleador equivalente al 2% del salario del empleado.

Hay seis razones para sostener que esta propuesta es ventajosa:
1. No afecta derechos adquiridos, ya que solo rige para nuevas contrataciones.

2. El monto de jubilación será menor si se aprueba la creación del fondo, pero se amplía el número de beneficiarios, ya que todos recibirán un monto luego de 25 años.

3. El costo lo asume el empleador, pero los trabajadores pueden destinar, si lo quieren, un porcentaje de su salario al fondo.

4. Es un ahorro adicional a la pensión del IESS.

5. El fondo se cobra luego de 25 años de labor y no se pierde si el trabajador cambia de empresa, como sí pasa con el mecanismo actual.

6. El IESS puede seguir el ejemplo. El afiliado hoy no sabe con certeza cuánto recibirá a futuro de pensión.

El IESS debe tener la capacidad de hacer frente a un contrato de 40 años con el actual afiliado y hoy ese objetivo no se cumple. El IESS podría diseñar un sistema mixto: que el afiliado cuente con una pensión de la entidad y, además, un fondo de ahorro individual.