Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Más deuda en el 2020

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 16
Triste 9
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 14
Lunes 28 de octubre 2019

El Ejecutivo prepara la Pro forma presupuestaria del 2020. Sonará como un tema alejado del día a día de los ciudadanos porque en la mayoría de hogares no se acostumbra a llevar un presupuesto familiar.

Pero, en realidad, la Pro forma es un tema que debería interesar a todos. El Estado define en este instrumento cómo y en qué usará el dinero de los ciudadanos el próximo año, si se endeudará, cuánto destinará a salud o educación, qué obras planifica hacer, cuánto gastará en sueldos de funcionarios públicos. El texto, que debe ser presentado en esta semana a la Asamblea, reflejará una nueva realidad económica.

El mayor desafío será cubrir el aporte del Estado para el pago de pensiones del IESS, una factura que crece cada año. En el 2019 el rubro será de USD 1 200 millones y en el 2020 probablemente llegará a USD 1 700 millones.

Además, el Fisco no contará con los ingresos de la eliminación de subsidios a los derivados, luego de que el Gobierno decidiera retroceder en la medida.

Las opciones que quedan son limitadas. Aunque medidas como bajar el número de asambleístas o reducirles el salario, eliminar los sueldos de los expresidentes pueden ser loables, son insuficientes para cubrir la brecha fiscal que con seguridad superará los USD 3 000 millones el próximo año.

Los USD 737 millones previstos en la reforma tributaria, que está en análisis de la Asamblea, tampoco alcanzan para cubrir el hueco fiscal. Además, las empresas ya han puesto reparos a las medidas que gravan su actividad.

La venta de activos o eliminación de empresas públicas puede ser una opción, pero no se darán en el corto plazo y, además, no son ingresos permanentes. Una alternativa es bajar de forma más agresiva el gasto público, lo cual implicará despidos, reducción de salarios o eliminación de entidades, con lo cual también están en desacuerdo los funcionarios.

Si no se llega pronto a consensos sobre las medidas a tomar, el camino es el endeudamiento que es oneroso y no es sostenible.