Economía de a pie

Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

3 ajustes parches en análisis; reforma integral al IESS aún espera

La Asamblea activó este año el análisis de tres proyectos de Ley para reformar la seguridad social, que llevaban algunos meses y hasta años en carpeta, pero los textos no alcanzan para inyectarle la modernidad y la sostenibilidad que requiere con urgencia el sistema.

Las comisiones a cargo de los textos han llamado a comparecencias, han recabado puntos de vista sobre los cambios legales planteados. Han destinado tiempo y esfuerzo al análisis de esos ajustes legales que, sin restarles importancia, terminan siendo parches.

La primera reforma apunta a reducir la influencia del Ejecutivo en el manejo del IESS y, de este modo, evitar que los recursos de la seguridad social vayan al gasto público. Para ello, se propone modificar el artículo 28 de la Ley de Seguridad Social, el cual determina que el Directorio del Seguro debe estar formado de manera tripartita por un vocal de los asegurados, uno de los empleadores y otro del Ejecutivo, quien lo preside.

La iniciativa de reforma, que llegó a segundo debate tras dos años de haber sido discutida en primera instancia, propone que el Consejo esté integrado por cinco personas: dos representante de los afiliados activos, uno de los jubilados, un delegado de los empleadores del sector privado y otro del sector público.

La segunda iniciativa, que está en primer debate, plantea ajustes al manejo de pensiones, el más importante es que se da la potestad al Directorio de ajustar la edad de jubilación. Y, un tercer proyecto de Ley, también en primer debate, propone devolver la administración de los fondos de ahorro de empleados públicos a sus partícipes, la cual fue traspasada al Biess en el Gobierno de Correa.

Si bien estos cambios han formado parte de la agenda sobre el instituto, el cambio integral va más allá y contempla discutir sobre el modelo mismo. El debate de la Asamblea está, además, desconectado del borrador de reforma que ofreció construir el Ejecutivo para que sea tratado por el próximo Gobierno.

En la Ley de Seguridad Social, que rige al IESS desde el 2001, se planteó un modelo mixto para el sistema de pensiones: un sistema donde todos aportan a un fondo común para darle un eje solidario al sistema y financiar a las futuras generaciones, pero combinado con un sistema de ahorro individual.

Pero en la Ley la administración de la cuenta individual se delegó a organizaciones privadas, por lo que fue declarada inconstitucional en 2005, dejando al sistema incompleto y sometido a un régimen de transición que no es sostenible debido a los cambios demográficos en la población ecuatoriana.

Un tema para debatir es cómo hacer viabilidad un sistema mixto, con cuentas individuales. Una salida puede ser que sean administradas por el Biess. Otro tema de debate es cómo hacer sostenible el aporte estatal a IESS, cuya carga es cada vez más pesada.

Mientras los temas de fondo se resuelven, el IESS sigue cubriendo su hueco financiero con dinero de sus ahorros. Solo entre enero y febrero de este año desinvirtió USD 200 millones para cubrir las jubilaciones.