Economía de a pie

Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Menos ahorros en el IESS

El 2020 fue otro duro año para el Seguro Social, mientras las medidas y las reformas legales para darle sostenibilidad financiera siguen en espera. Parece que no hay sentido de urgencia entre los responsables políticos.

El desempleo afectó los ingresos por aportes que percibe el IESS, los cuales cayeron 12% en el 2020. En total, se perdieron 255 999 afiliaciones en 20 de 21 actividades económicas. Donde mayor impacto hubo fue en alojamiento y servicio de restaurante, comercio, manufactura y educación. La única categoría que creció fue la de amas de casa, pero su prima de contribución es de USD 13, en promedio mensual. El resto paga un promedio de USD 140 al mes.

El Estado, agobiado por la crisis fiscal que arrastra incluso antes de la pandemia, anunció que pagaría solo una parte en efectivo (unos USD 500 millones) de su contribución para pensiones, prevista para el 2020. El resto, 800 millones, se entregó en papeles, en una operación de “inversión”.

Para cubrir el pago de pensiones y otras obligaciones del año pasado, el IESS volvió a tomar recursos de sus ahorros. Esta vez fueron USD 1 035 millones.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ya advirtió de la urgencia de llegar a consensos sobre los ajustes que requiere la entidad. Caso contrario y considerando el peor escenario, los ahorros se terminarán en el 2027. Es decir, ese año los jubilados no podrán cobrar completas sus pensiones y no habrá ahorros para atender ese faltante.

Aunque el Gobierno habló de ir hacia una reforma estructural y de un acuerdo por la Seguridad Social, no hubo resultados.

La intención quedará en un borrador de Ley que será entregado a la próxima administración, la cual deberá decidir la magnitud de los cambios. En los planes de los presidenciales se habla de trabajar en una reforma estructural y de promover el empleo formal para impulsar más afiliaciones, aunque sin mayores detalles sobre las medidas. Lo que queda claro es que los cambios ya no pueden esperar.