Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Un acuerdo por el empleo

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Lunes 22 de abril 2019

El empleo adecuado se deterioró y no sólo por causa de los recortes del Estado. La empresa privada redujo su plantilla y, por otro lado, no está absorbiendo a los nuevos empleados que ingresaron al mercado laboral.

En el último año unas 21 000 personas salieron en el sector público, pero no sólo ahí se dieron ajustes. Entre los sectores a los que peor les fue están el manufacturero, donde se perdieron 79 000 empleos; comercio, con 48 000 trabajos menos; alojamiento con 36 300 y construcción, con 33 000.

Los sectores que contrataron más fueron solo tres: petróleo, banca y enseñanza. Pero no fue suficiente para revertir las cifras y, en conjunto, se perdieron 261 000 trabajos formales en el último año.

La gente optó por aceptar trabajos informales o emprender cualquier negocio de subsistencia para tener algún ingreso. Los resultados evidencian los esfuerzos de corrección fiscal de una economía que se acostumbró a vivir del Estado.

El giro en el modelo ha comenzado a inyectar confianza en el sector privado, lo cual se refleja en un aumento de la inversión privada en 2018 y una reducción del riesgo país. Pero esto no basta. El mercado laboral corre el riesgo de deteriorarse más este año e impactar en el desempleo.

El Gobierno ha anunciado una reforma laboral para revertir ese escenario, pero el diálogo entre trabajadores y empleadores empezará con posiciones diametralmente distintas. Por un lado, los empresarios proponen opciones para reducir los costos en la contratación para ciertos segmentos como exportadores, mujeres con hijos y jóvenes.

Los trabajadores, por otro, temen que la búsqueda de flexibilidad termine afectando los derechos de los trabajadores y precarizando la situación laboral de esos segmentos.

El tema es sensible y, por tanto, la búsqueda de consensos debe ir más allá del Consejo Nacional de Salarios. En caso contrario, el país corre el riesgo de perder la oportunidad de modernizar el mercado laboral.