Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Acelerar la inclusión financiera

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 10
Lunes 22 de febrero 2021

La inclusión financiera significa tener acceso a productos útiles, de calidad, a bajo costo y prestados de forma responsable y sostenible. Entre la población de bajo ingreso es un tema crucial porque les permite acceder a crédito formal. De hecho, la falta de inclusión financiera es uno de los factores que explica por qué los países no alcanzan un desarrollo económico más acelerado.

Ecuador ha registrado avances. Actualmente, 8,5 millones de ecuatorianos accede a esos servicios (74% de la población adulta del país), según un reporte de septiembre del 2020 del Banco Central. Esto se explica principalmente porque más ecuatorianos tienen ya una cuenta de ahorro. Setenta y dos de cada 100 adultos en el país acceden a una cuenta, cuando hace cinco años solo 56 de cada 100 tenía una.

Varios factores explican este crecimiento. Uno de ellos fue la pandemia, que impulsó a la gente a ampliar el uso de canales en línea y bajar el uso de efectivo. Las empresas también han jugado un rol importante estos años, ya que cada vez usan más transferencias digitales para hacer sus pagos. La banca facilitó la apertura de cuentas en línea.

El gran reto es ir sumando a más población. Aunque las brechas se acortaron, los servicios aún tienen concentración en las ciudades más grandes, en zonas urbanas, en población de 31 a 45 años y en hombres.
En materia de inclusión Ecuador aún está por debajo de países como Colombia donde el 86% de su población accede a algún tipo de producto o Chile, con el 97%.

Además, acceder a una cuenta de ahorros es solo el primer paso hacia una inclusión financiera más amplia y ahí es donde falta trabajo: solo 3,2 millones reportaron tener créditos y apenas 2,6 millones una tarjeta de crédito.

En el país falta una estrategia nacional para acelerar los cambios. Una política que incluya, por ejemplo, a las instituciones educativas para impulsar una mayor cultura financiera o crear políticas estatales de incentivos para el uso de medios de pago electrónicos.