28 de October de 2013 11:48

Ares Rights retira de la web aquello que incomoda al Gobierno

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
mpallares

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El uso y muchas veces abuso de las normas internacionales sobre derechos de propiedad intelectual se ha convertido en el recurso de quienes quieren retirar videos, documentos o fotografías del internet.  Es lo que se ha ocurrido con materiales que han resultado incómodos al gobierno ecuatoriano como lo revela una investigación hecha por Adam Steinbaugh, quien es un especialista en Derecho y Tecnología y fue editor de una revista especializada  en la Universidad de Loyola en Los Ángeleas, California.

Este sistema se sustenta en el trabajo de Ares Rights, una empresa española, que ha intercedido a nombre de la gubernamental Ecuador TV, ECTV, para que sitios como YouTube o Vimeo retiren videos críticos al gobierno de Rafael Correa.

El domingo 27 de octubre en la versión de EL COMERCIO se publicó una nota que se reproduce a continuación con los enlaces a los temas relacionados.

Uno de estos casos es el retiro de YouTube de un documental del realizador Pocho Álvarez, sobre la protesta antiminera en la zona de Íntag. Aunque nuevamente está en la red gracias a la insistencia de usuarios que vuelven a colocarlo,  este fue el más reciente episodio de una serie de retiros de al menos una decena de videos, fotografías y documentos cuyo contenido desacredita al Gobierno.

El argumento que ha servido para estas intervenciones, según la investigación hecha en EE.UU. por Adam Steinbaugh. El retiro del video de Álvarez de YouTube se produjo el 10 de octubre, luego de un reclamo hecho por Ares Rights.

 En el caso del clip de Álvarez, Ares Rights dice representar a ECTV, que reclama para sí los derechos sobre las imágenes de los enlaces sabatinos, en los que el presidente Rafael Correa hace un resumen semanal de sus actividades. Álvarez, en su documental, incluyó y citó imágenes de esas cadenas asumiendo que eran públicas y que podían ser citadas bajo el principio del "fair use", establecido en la Convención de Berna, que regula el uso razonable del derecho de autor o copyright. En una carta enviada a Jorge Luis Serrano, subsecretario de Cultura, Álvarez muestra su molestia y sus argumentos por los cuales piensa que el reclamo de Ares Rights en representación de ECTV no tiene asidero.

 Los casos reportados

 La primera vez que el retiro forzoso de este tipo de material audiovisual hizo noticia fue en noviembre del 2012, cuando en las redes sociales se había generado expectativa por la aparición del video 'Retrato de un padre de la Patria', del realizador y periodista colombiano Santiago Villa. En el documental se recogía una versión distinta a la oficial sobre ciertos episodios, entre esos el levantamiento policial del 30 de septiembre del 2010.

En esa ocasión, miles de usuarios de redes sociales veían cómo el video desaparecía prácticamente de sus ojos -cuantas veces era colocado en YouTube-, de Vimeo e incluso del servidor de Fabricio Moreira, un ecuatoriano radicado en EE.UU. En todos los casos, la intervención de Ares Rights surtió efecto. Solo la persistencia de cientos de usuarios de redes sociales permitió que nuevamente esté en la Internet así como el alegato hecho por el propio Villa ante YouTube afirmando que se trataban de temas de interés público. También fue notorio el caso de varios videos de autoría desconocía en los que aparecía el capitán Diego Peñaherrera hablando de la demanda que se le ha puesto por supuesto uso indebido de armas de dotación militar y sobre su trabajo como exedecán. Ese video nunca logró estar nuevamente enla red.

La investigación de Steinbaugh revela cómo funciona el sistema: cada vez que se coloca en Internet algún material en contra del Gobierno, Ares envía una notificación a Google, YouTube, Vimeo o a la plataforma que sea, alegando que los derechos de autor de uno de sus clientes está siendo afectado. Inmediatamente, el material es retirado. Varias cuentas han sido víctimas de esta práctica.

En su cuenta de Twitter, el viceministro de Cultura, Jorge Luis Serrano, escribió que el retiro del video de Intag se produjo porque "Pocho no solicitó permiso para usar imágenes de la Presidencia. Sencillo como eso". El martes pasado, Serrano insistió a este Diario que él está "en contra, absolutamente, de cualquier forma de censura. Es importante decirlo. A lo largo de mi vida profesional he defendido la libertad de expresión de los cineastas ecuatorianos sin excepción, y en CNCINE lo hicimos como parte de una política pública, posible durante la gestión del Gobierno de la Revolución Ciudadana. Los resultados están a la vista de todos. Igual línea de pensamiento y trabajo la mantengo ahora como viceministro de Cultura". Sin embargo, Serrano evitó pronunciarse respecto de las imágenes de medios de comunicación privados que utiliza el Régimen para su cadena sabatina. "No soy el administrador de los derechos que usted imprecisa y vagamente menciona", dijo.

A más del caso de Álvarez y Villa está el de Emilio Palacio, que hace pocos días denunció que un video suyo en el que aparecía comentando la campaña del Presidente en contra de la Chevron había desaparecido de YouTube primero y de Vimeo después. Cuando Palacio escribió a Ares Rights pidiéndoles una explicación, Jonathan Palma, CEO de la empresa, le respondió: "Desconozco si el video en sí era una producción de alguna productora o director, lo que sí sé con seguridad es que contenía una vulneración clara de un derecho de autor, acreditada y documentada, de lo contrario, no se habría eliminado". Palacio también sufrió de los reclamos de Ares pues cuando puso el video hecho por Santiago villa en su cuenta de YouTube, éste también fue retirado a la fuerza.

Uno de los casos más llamativos es el de la periodista de BuzzFeed, Rosie Gray, quien en un artículo de junio publicó un paquete de documentos que hablaban de la supuesta compra del Gobierno ecuatoriano de material de espionaje a fabricantes israelitas. Según la propia Gray, el retiro de los documentos del servicio de almacenaje Scridb ocurrió el mismo día en que el ministro del Interior, José Serrano, negaba su autenticidad y decía que habían sido fabricados. Aunque Scribd bajó los documentos éstos pueden verse en este folder de Dropbox.

Todo esto, en medio de los rumores sobre un posible pedido de asilo a Ecuador de Edward Snowden, exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional. Detalles de la investigación Adam Steinbaugh investigó las actividades de Ares y se comunicó con Jonathan Palma, quien aparece como representante de esa firma española. Si bien Palma no ha querido revelar si el Gobierno ecuatoriano es usuario de la firma, aduciendo leyes españolas que precautelan la identidad de sus clientes, Steinbaugh ha llegado a determinar que casi la totalidad de recursos interpuestos por Ares ha sido en representación de ECTV, y en otras ocasiones, en nombre de diversas personas, pero siempre para evitar que determinados materiales sean vistos en Internet.

Steinbaugh también ha identificado una intervención del 26 de febrero del 2013 de Ares (se llama una DMCA notice), en representación del secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, para que se retire una fotografía en la que él aparecía junto a una mujer inidentificada y que en los días previos circulaba en redes sociales. El reclamo se lo hizo directamente a Goolge. Este Diario pidió la versión del secretario de Comunicación, Fernando Alvarado mediante correo electrónico. Lo hizo el viernes 18 y el lunes 21. Lo propio con el gerente de Ecuadortv, Enrique Arosemena, a través de su secretaria y mediante corro el el martes 22. No se obtuvo ninguna respuesta, para que remitieran sus puntos de vista.

Otro de los casos

A mediados de este año,   se retiró un afiche en el que aparecía la foto de Jorge Glas Viejó, como buscado por las acusaciones que pesan sobre él por un caso de violación a una menor. 'Wanted' o buscado, en español, dice en el afiche de Glas. Según el estudio de Adam Steinbaugh, Jonathan Palma -de Ares- registró ese afiche como si fuera suyo y en una nota a Google pidió que se lo retirara de la Web. El abogado  Pedro Granja, quien defendió a la niña que acusa a Glas Viejó, confirmó a EL COMERCIO que el afiche había sido colocado por él. Negó, sin embargo, haber recibido una notificación por ese retiro ni por los videos en los que aparece hablando sobre el caso y que también, según él, fueron retirados.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)