Derechos Humanos

COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.

Dimitri Barreto P.

Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

El suicidio de la niñez, un grave problema de salud pública

El llanto repentino, la irritabilidad sorpresiva, la falta de apetito, el cambio de actitud con familiares o amigos… Y los mensajes “ya no quisiera estar en este mundo”, “soy una carga para todos”, “quisiera desaparecer”, “mi vida ya no tiene sentido”… son señales de alerta, a no desestimar en niñas, niños y adolescentes. Ecuador registra un incremento de suicidios.

¿Suicidios? Sí, la segunda causa de muerte entre niños y adolescentes de 10 a 19 años (la primera son los accidentes de tránsito). En 2020, de hecho, hubo un suicidio de un niño de 8 años (en 2019 no se reportaron lesiones autolíticas en esa edad), hubo 8 suicidios de niños de 9 años (dos en 2019), hubo 7 suicidios de niños de 10 años (cuatro en 2019).

Las lesiones autoinflingidas causaron casi tres muertes por cada homicidio en la población de 10 a 19 años en Ecuador: 187 suicidios frente a 64 víctimas de homicidios durante el 2020, año de pandemia (INEC), es desolador.

“Cada año pierden la vida más personas por suicidio que por VIH, paludismo o cáncer de mama, o incluso por guerras y homicidios”, ha alertado la Organización Mundial de la Salud (OMS) este 2021. “Prestar atención al suicidio es incluso más importante ahora, después de muchos meses inmersos en la pandemia de la covid-19 y cuando muchos de los factores de riesgo del suicidio –pérdida de empleo, apuros económicos y aislamiento social– siguen estando muy presentes”, ha apuntado Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la OMS.

¿Atención al suicidio? ¿Pandemia? La tasa de desempleo ha pasado en Ecuador de 3,8% en diciembre de 2019 a 5% en diciembre de 2020; para junio ha alcanzado 6,3%. Unicef señaló que para fines del 2020 al menos 3,1 millones de niñas, niños y adolescentes en Ecuador habían caído en pobreza multidimensional, con más privaciones en educación, salud, alimentación, vivienda, y con problemas de desempleo y seguridad social en casa por la pandemia.

El Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 reportó un aumento del 37% en emergencias relacionadas con suicidio entre enero y junio del 2021 respecto al 2020. Y un 15% de incremento en intentos autolíticos en Ecuador.

El Plan para prevenir el suicidio en niñas, niños, adolescentes, adultos mayores y funcionarios en primera línea por la emergencia sanitaria elaborado por la Secretaría de Salud de Quito recogió en 2020 un dato desgarrador: dos de cada 10 estudiantes tienen un alto riesgo de experimentar esta problemática. 80% de ellos ha presentado episodios emocionales, ideación suicida; 9% relaciones sexuales de riesgo; 6% consumo de drogas, y 5% otros factores de violencia.

¿Alto riesgo? Señores, 1 465 niños y adolescentes perdieron la vida por suicidios entre 2015 y 2020. La OMS señala que países como Ecuador invierten menos del 2% del presupuesto de salud en lo mental, lo cual impide que la gente acceda a servicios sanitarios. Ahora que hasta nuestra historia clínica estará en la cédula digital, inviertan en sembrar conciencia sobre ese grave problema de salud pública que destroza familias: el suicidio.