COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.
Dimitri Barreto P.
Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

Jóvenes, campaña y autoritarismo

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 3
Viernes 14 de febrero 2020

La violencia psicológica o física contra personas en razón de su etnia, su condición migratoria, su orientación sexual... es delito; el Código Orgánico Integral Penal (COIP) la tipifica como “acto de odio” y la castiga con cárcel.

Pero la impunidad atraviesa una sociedad conservadora como la ecuatoriana. ¿Impunidad? Sí, tiranía con conocimiento de causa. La despenalización de la homosexualidad ya cumplió 22 años, pero se atribuye a “lesbiana” el sinónimo de delito. ¿Desconocimiento? No. ¡Homofobia!

La norma constitucional que reconoce la misma remuneración para mujeres y hombres por igual trabajo cumplió 22 años, pero en el mundo real las mujeres reciben un 25% menos de salario por igual tarea que los hombres. ¿Desconocimiento? No. ¡Machismo!

La Constitución reconoció hace 22 años las circunscripciones territoriales para la justicia indígena y la consulta a esos pueblos para explotar recursos, pero en la vida diaria son vilipendiados. ¿Desconocimiento? No. ¡Racismo!

El Barómetro de las Américas 2018-2019 caracteriza a la sociedad ecuatoriana como conservadora. Sin embargo, trae un dato provocador: “Crecer en entornos económicamente más seguros que los grupos de mayor edad, hacen a los jóvenes más tolerantes”.

¿Jóvenes? Sí. En la generación Z (menores de 23 años) y milenials (menores de 39), conectados a WhatsApp y a Facebook, hay una visión humanista. Señores, en Ecuador, en una escala de 0 a 100, esos jóvenes aprueban (con 64,1 puntos de diferencia sobre los adultos) el matrimonio entre parejas del mismo sexo. En tanto, los adultos sostienen (con 27,9 puntos de diferencia sobre los jóvenes) que los hombres son mejores líderes políticos que las mujeres.

“Se está produciendo un cambio cultural en el que cada vez hay mayor cantidad de ciudadanos con valores progresistas, sobre todo entre los más jóvenes, lo que poco a poco, pero cada vez de forma más marcada, está cambiando la cultura del país”. El mensaje es claro: quienes piensan hacer del autoritarismo su tarima para los comicios del 2021, mejor tomen nota.