COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.
Dimitri Barreto P.
Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

El ‘desvío’ de los homicidios

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jueves 11 de julio 2019

El joven de 24 años recibió dos puñaladas, en una aparente discusión, y murió en La Tola, en Quito. El hombre de 53, fiscal, conducía un auto cuando recibió una ráfaga de balas en Guayaquil. La mujer de 36, madre de seis hijos, caminaba con su pequeña de 5 cuando, sorprendida a la salida de la escuela, fue apuñalada, víctima de femicidio en Milagro.

La desigualdad, desempleo, inestabilidad política, estereotipos de género, presencia de delincuencia organizada impulsan los crímenes. El Estudio Mundial sobre el Homicidio 2019 lo reseña y es inquietante que sobre Ecuador enfatice que, junto con Nicaragua, tiene una “baja tasa de homicidios en relación con su volumen de tráfico de cocaína”.

Ese estudio es un análisis hasta el 2016 y es interesante que, en un acápite, se ponga en crisis las versiones oficiales de los estados. ¿Crisis? Sí. La tasa de homicidios informada (por la autoridad local) en algunos casos “se desvía considerablemente” de la tasa prevista, según el nivel de desarrollo, se recoge en el documento, publicado el 8 de julio del 2019 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

En Ecuador, por ejemplo, el régimen de Correa manejó la data de homicidios desde el 2012. En el 2016, el Estudio refiere que se esperaba una tasa de 17 homicidios por cada 100 000 habitantes, pero el gobierno aseguró que ese año la tasa llegó apenas a 5,69 homicidios (en 2007 la tasa era de 16,91 homicidios).

No, no se trata de contar muertos. Pero la transparencia es vital para construir una sociedad menos violenta, permite identificar causalidades, georreferenciar, abordar. Señores, en un país con muertes violentas por actividades ilegales (desde disputas por territorios de drogas hasta fosas en minas ilegales), por riñas, por machismo... con investigadores que en un crimen ‘ven’ una muerte natural o se abstienen de acusar... con miles de desaparecidos..., lo menos que se espera es que, como parte de la lucha contra la corrupción, se identifiquen y erradiquen las estructuras de la impunidad. Es la vía hacia un estado de derecho.