Análisis internacional

La columna se enfoca en alguno de los más importantes temas de la semana de impacto mundial y latinoamericano. Aspectos políticos y de coyuntura con fuentes de medios internacionales acreditadas. Otros artículos del autor: http://bit.ly/GnzloRuiz

Gonzalo Ruiz

Gonzalo Ruiz Álvarez

Gonzalo Ruiz Álvarez es Subdirector Adjunto de este Diario desde 2008. Ha sido articulista de opinión en EL COMERCIO desde 1991. Dirige el espacio de opinión matutino en Radio Quito y Platinum FM. Ha trabajado en radio y TV desde 1978.

Populismos de izquierda y derecha pasan a la segunda vuelta en el Perú

Las elecciones presidenciales en Perú, celebradas el domingo, arrojaron un resultado impredecible. Pedro Castillo, de Perú Libre y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, pasaron a la segunda vuelta a celebrarse el 6 de junio.

Los sondeos de opinión antes de los comicios señalaban a 8 posibles ganadores para pasar al balotaje, entre los 18 candidatos presidenciales.

Tras los dos finalistas (a falta de la proclamación oficial, pero con un escrutinio irreversible) tres candidatos más bordearon el 10% de preferencias. Un número que refleja la dispersión y el desgaste de la política al cierre de un período presidencial con dos destituciones por escándalos relacionados a corrupción, donde la sombra de Odebrecht cundió sobre cuatro ex presidentes y forzó el suicidio de Alan García.

Así, el domingo, Pedro Castillo y Keiko Fujimori reeditan una vieja dicotomía política entre la izquierda y la derecha que vuelve a dividir al confuso panorama.

Pedro Castillo es un maestro de escuela, sindicalista, marxista y con anteriores incursiones en elecciones en el interior.

Keiko Sofía, ex primera dama y parlamentaria va por su tercer intento presidencial.

Las buenas cifras del crecimiento económico de años anteriores no superaron la enorme brecha social y la corrupción terminó agotando – otra vez – al sistema.

La historia truculenta de una izquierda de guerrilla y sangre, que se superó tras el desmantelamiento de Sendero Luminoso y la cárcel para Abimael Guzmán y los focos del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, corrieron justamente a cargo de Alberto Fujimori, presidente elegido en las urnas luego declarado dictador civil, ahora en la cárcel por corrupción y casos de violación a los derechos humanos.

El mismo Fujimori, padre de Keiko Sofía, fue un presidente que llegó con un discurso para enfrentar y ganar al célebre novelista Mario Vargas Llosa. Fujimori tomó medidas económicas neoliberales y su lucha contra el terrorismo marcó su presidencia, también signada por la truculenta mano de Vladimiro Montesinos, también en prisión.

Décadas después de esa historia de los años noventa del siglo pasado, la segunda vuelta reeditará viejas tesis ideológicas después una perspectiva populista en ambos casos. Castillo está lejos de la Izquierda Unida, marxista de la época de la Guerra Fría, y apela, tanto como Keiko Sofía, a discursos populistas y estratagemas clientelares para captar el voto popular.

Será una reñida segunda vuelta para elegir al sucesor de Raúl Sagasti, un profesor universitario que hubo de asumir el mandato para completar el período que dejaron PPK y Vizcarra, ambos, víctimas de acusaciones de corrupción, vacados por un congreso voraz de trofeos políticos cuya fragmentación será mayor para el siguiente período legislativo, de acuerdo a los datos de los conteos de las elecciones del domingo 11 de abril.