La columna se enfoca en alguno de los más importantes temas de la semana de impacto mundial y latinoamericano. Aspectos políticos y de coyuntura con fuentes de medios internacionales acreditadas. Otros artículos del autor: http://bit.ly/GnzloRuiz
Gonzalo Ruiz Álvarez
Gonzalo Ruiz Álvarez es Subdirector Adjunto de este Diario desde 2008. Ha sido articulista de opinión en EL COMERCIO desde 1991. Dirige el espacio de opinión matutino en Radio Quito y Platinum FM. Ha trabajado en radio y TV desde 1978.

Los retos de Fernández & Fernández de Kirchner

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Domingo 08 de diciembre 2019

El martes asume como nuevo presidente de Argentina Alberto Fernández. Es una amarga sucesión pero que difiere de las anteriores ya que, al menos, el nuevo presidente se reunió con el presidente saliente, Mauricio Macri, algo poco usual en muchos años.

Macri se va con un debe muy grande. La tesis liberal no terminó de funcionar. Nunca doblegó la inflación, la deuda externa creció y hoy hay más pobres que cuando llegó. Las tarifas de los servicios básicos y los altos precios de la comida terminaron de ahogar a millones de argentinos de capas bajas y un ejército de desempleados alentado por el populismo peronista y que se incrementó.

Alberto Fernández se mostró en campaña como un político sagaz y pragmático. No le importó un comino haber denostado al Gobierno de Néstor Kirchner – al que sirvió primero con fidelidad -, luego se fue contra la presidenta Cristina, pero cuando llegó la hora de tomar la posta de la candidatura presidencial hizo cálculos, reunificó al peronismo y sumó en su papeleta a la ex presidenta, colmaba de juicios por corrupción.

El poder tiene un alto precio y él está dispuesto a pagarlo. Forma un gabinete de unidad, Cristina saca a flote su fuerza y no se sabe –acaso es muy pronto– si sobrevendrá un ‘matrimonio político’ mal avenido pero por ahora todo les funciona. Claro, en política, y a un día de la transmisión de mando.

Los retos son inmensos. El presidente electo ha desechado recibir un nuevo desembolso del FMI, que tanto escozor causa a los gobiernos del centro hacia la izquierda y a los antiimperialistas. Fernández habla de renegociar los empréstitos pero no es fácil suponer que la calamitosa situación de Argentina no está como para poner muchas condiciones que digamos.

El gobierno saliente, primero para contener la fuga de dinero hacia el dólar y luego para a tratar de atenuar el triunfo de la fórmula Fernández & Fernández, dio cuenta de una parte abultada de la reserva monetaria.
Resta por saber qué músculo le queda al nuevo presidente.