La columna se enfoca en alguno de los más importantes temas de la semana de impacto mundial y latinoamericano. Aspectos políticos y de coyuntura con fuentes de medios internacionales acreditadas. Otros artículos del autor: http://bit.ly/GnzloRuiz
Gonzalo Ruiz Álvarez
Gonzalo Ruiz Álvarez es Subdirector Adjunto de este Diario desde 2008. Ha sido articulista de opinión en EL COMERCIO desde 1991. Dirige el espacio de opinión matutino en Radio Quito y Platinum FM. Ha trabajado en radio y TV desde 1978.

Ocaso de Buteflika y el misterioso gato de Assange

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 19
Triste 0
Indiferente 12
Sorprendido 6
Contento 34
Domingo 14 de abril 2019

Cuando se disponía a su quinta candidatura presidencial tuvo que dejar el poder por la presión popular el general Abdelaziz Buteflika. Una millonaria fiebre de voraces lectores han ido tras la noticia que ha copado la prensa en buena parte del mundo: el fin del asilo de Assange y su estrambótica salida de la embajada ecuatoriana. De esas multitudes de lectores, en esta parte del mundo, muy pocos se han ocupado del caso Buteflika.

Nada menos que presidente de Argel por cuatro períodos Buteflika tuvo que marcharse a los 82 años. Su proyecto era lanzarse a la quinta candidatura. Su mentor es el general Gaid Salah, de 79 años. A Buteflika, que estaba a punto de cumplir 20 años como presidente el 27 de abril, le sucede Bensalah de 77 años. Buteflika nació en Marruecos cuando era protectorado francés. Fue parte del Frente de Liberación Nacional. Militar, diputado y ministro. Antes de arrellanarse en la presidencia navegó desde altos cargos a exilios, y hasta atravesó varias crisis de salud.

Desde hace 8 semanas, cada viernes es el día de las protestas populares. Acaso una réplica de las manifestaciones de los chalecos amarillos que ganan las calles de Francia los fines de semana. La plaza Adin, de la capital, Argel y otras ciudades escenarios de fuertes manifestaciones y represión dura. La cosa va in crescendo.

La libertad de prensa ha sido la primera víctima – como sucede en todo conflicto bélico o revuelta civil –. Varios periodistas no han podido hacer su trabajo. Al corresponsal de France Press se le revocó la visa y tuvo que salir del país (hablamos de periodistas de verdad, no de piratas informáticos hábilmente disfrazados).

Esa la tensión en el país que alcanzó su independencia en 1962 -cuando De Gaulle instauraba en Francia la V República - luego de más de 130 años como colonia francesa y varias disputas entre las potencias de antaño.

Lo del gato de Assange era un pretexto baladí para captar lectores a esta historia.