Los artículos tratan sobre hecho noticiosos del ámbito de la economía, emprendimiento y la innovación. Otros artículos del autor: http://bit.ly/pMaldonado Twitter: @pedromal
Pedro Maldonado
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad del Azuay. Es periodista desde el año 2000. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2006. Empezó en la regional Cuenca. Hoy es Editor de la Revista Líderes.

Esos locos llamados emprendedores

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 17

Montar un negocio en Ecuador es como un partido de fútbol en el que el emprendedor juega de visitante, con la cancha inclinada en su contra, sin reglas claras y con un árbitro que no cobra las faltas. Y aún así, el emprendedor sigue jugando, da batalla y busca una victoria, o al menos un empate que le de una siguiente oportunidad de pelear un lugar en el mercado.

Esta semana se acaba de presentar un nuevo reporte del índice global de emprendimiento, también llamado GEM. Allí se ve que el Ecuador mantiene la tasa de emprendimiento más alta de la región. La noticia, que para algunos es buena, no lo es tanto.

Resulta que la mayoría de emprendimientos que surgen en el país nacen por necesidad, cuando lo óptimo es que ocurran para aprovechar una oportunidad. Esto no es nuevo: se advierte cada año, en las diferentes ediciones anteriores del GEM.

Además, el estudio habla de una serie de trabas para que los emprendedores -ecuatorianos y extranjeros asentados en el país- desarrollen productos y servicios con potencial de exportación. Allí están las dificultades para acceder a financiamiento y créditos bancarios; la excesiva tramitología de la que tanto se habla, pero poco se soluciona; y las leyes poco flexibles y pensadas en modelos de negocios antiguos. Son tres obstáculos mayores para el ecosistema emprendedor ecuatoriano.

Solo la solución a estos y otros inconvenientes permitirá que los emprendimientos se desarrollen de manera sostenida.

Las autoridades tienen una gran responsabilidad en sus manos. No solo es un asunto de llenarse la boca hablando de los emprendedores ecuatorianos. Hay que darles facilidades y hechos concretos.

Mientras eso ocurre, los ‘entrepreneurs’, esa especie de héroes modernos que arriesgan capital y tiempo, continúan creyendo en sus locuras. Siguen emprendiendo, generando empleo y buscando soluciones a sus problemas y a los de sus potenciales clientes.