Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

Más allá de sincronizar los labios

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 22
Sorprendido 4
Contento 1
Miércoles 03 de marzo 2021

Tik Tok nació como una red social pensada para que las personas pudieran agregar videos en los que pudieran sincronizar sus labios con las letras de las canciones de sus artistas favoritos. Hasta 2018 era conocida como Musical.ly, y luego cambió a Tik Tok, en donde se abrió a contenidos por fuera del lipsing.

Los usos de las redes sociales pueden mutar. Lo hemos visto con Facebook, que era una red de jóvenes universitarios, de lo que poco queda, puesto que ahora todos los estratos de edad participan en ella. Es más, ahora los jóvenes pasan de ella porque la sienten anacrónica e invasiva.

Pues ahora resulta que Tik Tok es la nueva red que prefieren los jóvenes que adoran los mensajes audiovisuales rápidos. Si bien en ella ha habido cambios, la sincronía de labios sigue vigente, como con el caso de la productora de contenidos Bella Porche, que con un video de 10 segundos, ha ganado ya 1,2 billones de likes; pero también ha sido campo abierto para contenidos virales, comerciales e incluso políticos y eso es lo que la ha hecho posicionarse, para que no sea el furor de un día como lo fue Snapchat, por ejemplo, o Hi5, en tiempos remotos.

Si los jóvenes de 2021 están en Tik Tok, es obvio que allí los estrategas digitales de los candidatos pongan su objetivo. Sobre todo después de que el ‘outsider’ de los comicios del 7 de febrero, Xavier Hervas, emergiera con una apuesta ágil, agresiva y divertida a la vez, en redes sociales, esta en especial.

De ahí que la disputa vivida este fin de semana entre los candidatos a la Presidencia que van al balotaje del 11 de abril, con videos sobre política, en una red de jóvenes, muestra que en este mundo hiperconectado, no importa el qué, sino el cómo. Así se entiende que los consultores políticos no pierden ni una sola chance de matizar su discurso y tratar de convencer a la mayor cantidad de votantes.

Las redes sociales no ponen presidentes, pero es un error no estar en ellas. Y hay una oportunidad de involucrar a los jóvenes en la política, más allá de sincronizar los labios.