Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

Primarias: carrera contra el tiempo

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Miércoles 12 de agosto 2020

Las 280 organizaciones políticas del registro electoral viven momentos intensos con sus elecciones primarias. Son tan importantes que si los procesos no son cumplidos al pie de la norma podrían quedar fuera de los comicios y, así, comprometer su vigencia en el futuro, pues tienen que ganar una cantidad mínima de votos para seguir con vida jurídica.

Entonces, el hecho de que, en los primeros cuatro días de haberse abierto oficialmente este periodo de elecciones internas, que va hasta el 23 de agosto, y que no haya habido movimiento (recién hoy será el primer acto de este tipo, con los comicios de Democracia Sí, que pondrán como presidenciable a Gustavo Larrea), significa que las organizaciones políticas dejarán hasta último momento sus internas porque hay muchas complejidades en el proceso.

Primero, tienen que empaparse de lo que pueden o no hacer. Segundo, deben buscar cuadros que deseen participar, justo ahora cuando todos priman su situación económica antes que una causa electoral. Tercero, porque las listas, en el caso de asambleístas, deben guardar proporcionalidad de género y de edad. Cuarto, quienes opten para cargos locales deben demostrar que han votado en la última elección en la jurisdicción por la que se postulan y notarizarlo todo.

Los candidatos deben demostrar que no son adherentes a otras organizaciones políticas, y si no verifican eso, la lista puede quedar anulada. Si un independiente quiere estar con un partido, la organización debe ver minuciosamente si sus estatutos lo permiten.

Quien haya cumplido completamente las nuevas reglas del reformado Código de la Democracia, así como los nuevos reglamentos que a brincos y saltos aprueba el CNE, será quien efectivamente logre: hacer las primarias, formar listas, depurarlas, proponer candidatos y presentarlos al CNE, que se encargará de ver si todo está en orden y así los deja postularse para el 2021. Una verdadera carrera contra el tiempo, considerando que apenas quedan 11 días para finalizar las primarias.