Es una columna que analiza la situación y los desafíos de las empresas, las pymes y los emprendimientos en el contexto económico ecuatoriano e internacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/xBasantes Twitter: @XAVIERBAS
Xavier Basantes
Lic. en Comunicación, U. Central. Posgrado en periodismo en U. Andina y diplomado en gestión empresarial del Tec de Monterrey. Periodista económico. Del 2009 - 2016, Editor de LÍDERES. Exeditor de El Comercio TV; ahora Macroeditor de Proyectos Multimedia.

La inseguridad y el costo en los negocios

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Sábado 28 de noviembre 2020

El aporte de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) al desarrollo del país es muy representativo, tanto en la generación de empleo como en el pago de sus obligaciones con el Estado. Son un motor de la economía.

Los pequeños negocios, que tratan de sortear los efectos de la pandemia, ahora se sienten afectados por la inseguridad. En las últimas semanas, a través de videos difundidos en las redes sociales, se ha podido evidenciar cómo tiendas, locales de venta de alimentos o de prestación de servicios han sido víctimas de la delincuencia.

Hasta el año anterior, Pichincha, Guayas, Manabí, El Oro, Azuay, Los Ríos y Santo Domingo de los Tsáchilas eran las provincias más afectadas por el delito de robos a locales comerciales, de acuerdo con la Policía.

Para las mipymes, la colocación de cámaras de seguridad, botones de pánico, rejas, seguridad eléctrica, resulta insuficiente frente a la violencia y organización con la que actúan los antisociales. Pocas son las que pueden contratar seguridad privada.

Estudios especializados, como el elaborado por el Observatorio de la Pyme, corroboran esta situación y muestran cómo la inseguridad es una de las principales preocupaciones que tienen los empresarios y que incide en sus planes de expansión.

El miedo a la violencia puede causar efectos económicos y sociales adversos, como la obstaculización de transacciones empresariales, creación de nuevos negocios, la reducción del bienestar, la falta de confianza y sobre todo aleja nuevas inversiones, tanto nacionales como internacionales. Y ante la falta de empleo, muchas personas que han perdido su trabajo, actualmente han destinado sus recursos a impulsar una actividad comercial.

Los emprendedores demandan más atención de las entidades encargadas de velar por la seguridad ciudadana, con el fin de poder preservar sus iniciativas y contribuir a la reactivación económica, sobre todo en un mes en el que el consumo crece. El país espera acciones concretas para frenar la delincuencia.