Foto: Archivo EL COMERCIO

El uso excesivo de celulares y tabletas provocó la aparición de un hueso extra en el cráneo. Foto: Archivo EL COMERCIO

Martes 18 de junio 2019

#paraquecaches

La modificación que está sufriendo tu cráneo por permanecer horas en el celular

Redacción Afull (I)

Alguna vez te has preguntado qué efectos tiene en tu cuerpo la obsesión por el celular. Piénsalo, en el 2016, un estudio determinó que las personas tocan estos dispositivos unas 2 617 veces al día. De hecho, la preocupación por la 'adicción' al celular es tal que hasta Apple presentó en el 2018 una función con la que quiere ayudar a sus usuarios a ser menos adictos a su iPhone .

Vamos más allá de la tendinitis, los daños al túnel carpiano  y los efectos de la luz de la pantalla de tu 'amigo fiel' a la hora de dormir . El científico de la salud de la Universidad Sunshine Coast de Australia, David Shahar, descubrió junto a su equipo de investigación, un nuevo hueso que se está desarrollando en los cráneos de personas cuyas edades oscilan entre los 18 y los 30 años y que estaría relacionado al uso excesivo del celular.

Shahar dice que el hueso extra es similar a una espiga y que es también conocido como ‘protuberancia occipital externa’. El médico comentó en declaraciones a la BBC que “durante la última década, he descubierto que cada vez más pacientes presentan ese crecimiento en el cráneo”.


El hueso del que habla el científico se ubica en la parte inferior del cráneo, justo por encima del cuello. Si tienes uno en tu cabeza es muy probable que puedas sentirlo con los dedos e incluso es posible que sea visible desde atrás.

Para la investigación, el equipo de Shahar analizó más de 1 000 radiografías de cráneos de personas de edades entre los 18 y 86 años. Y llegaron a dos conclusiones, la primera que este hueso es más frecuente de lo que esperaban y la segunda que es más común hallarlo en el grupo de personas jóvenes de entre 18 y 30 años. De estos uno de cada cuatro presenta la espiga.

Es culpa de los dispositivos electrónicos, los celulares y las tabletas en las que pasas horas de horas. La reciente obsesión con los ‘smartphones’ provoca que la cabeza permanezca inclinada sobre el cuello.


Esa inclinación significa un problema para el cuello, porque una cabeza promedio pesa alrededor de 4.5 kilogramos. El cuello debe hacer un esfuerzo mayor para sujetar ese peso y es por eso que el cuerpo responde colocando capas de hueso. De esa manera el cráneo puede lidiar con la tensión generada al mantener la cabeza inclinada para mirar los memes en la pantalla de tu celular.

Pero las malas posturas no son cosas de hoy. La gente siempre encuentra algo para encorvarse. Pero ¿por qué no ocurrió eso con los libros?. El tiempo que pasamos en nuestros celulares marcaría la diferencia. Según recoge el portal de la BBC, el estadounidense promedio lee aproximadamente dos horas al día y la gente gasta casi el doble del tiempo en sus teléfonos.