Con cinturón en mano, la madre fue a buscar a su hijo a la universidad para sacarlo de las protestas. Foto: Captura

Con cinturón en mano, la madre fue a buscar a su hijo a la universidad para sacarlo de las protestas. Foto: Captura

Viernes 09 de noviembre 2018

#viral

La reacción de una madre al hallar a su hijo en una manifestación estudiantil

Redacción Afull (I)

Nadie podría caber más dentro del estereotipo de madre estricta colombiana, al estilo de ‘La Pelota de Letras’ de Andrés López, que esta señora de Bucaramanga, Colombia ¿Alguna vez se te pasó por la cabeza que tu madre te fuera a buscar a gritos, con cinturón en mano, a la universidad? En el colegio era pan de cada día (no lo del cinturón), pero para un universitario es una experiencia que de seguro será la pauta para más de una broma de los compañeros durante el resto de la carrera.

En una serie de videos compartidos a través de redes sociales, se puede ver a una madre que va a buscar a su hijo al centro de educación donde estudia, la Universidad Industrial de Santander. Pero no era un día común, sino día de manifestación. Recordemos que, desde octubre de 2018, los estudiantes universitarios en Colombia vienen protestando para que el gobierno de Iván Duque incremente el presupuesto para universidades públicas.


En los videos hay una buena cantidad de gente y no se puede escuchar mucho de lo que dice la mujer. Lo que sí se nota es que está muy molesta. “¿Dónde está Juan Diego? ¡Se sale ya de esta m…! ¡Yo le dije a él que no se me metiera aquí!”, gritó enfurecida la mujer. A continuación, dio un golpe del cinturón contra el piso.


Mientras tanto, algunos dirigentes estudiantiles intentan calmar a la mujer; hablan con ella, aunque no se puede escuchar claramente qué le dicen. Tampoco se logra entender quién es el hijo de la señora y, según Blu Radio, es un misterio si logró ella llevarse a su hijo de aquella jornada de manifestaciones.

Solo esperamos que lo de la correa haya sido únicamente para infundir miedo, mas no para castigar físicamente a su hijo. Recordemos que, por un lado es maltrato y, por otro, es ineficiente y contraproducente como castigo, según los últimos estudios de pediatras.