Según una investigación de la Universidad de Queensland, un dinosaurio jurásico de 24 toneladas hallado en Australia caminaba con el talón elevado, como si llevase puestos zapatos de "tacón alto". Foto: Universidad de Queensland,

Según una investigación de la Universidad de Queensland, un dinosaurio jurásico de 24 toneladas hallado en Australia caminaba con el talón elevado, como si llevase puestos zapatos de "tacón alto". Foto: Universidad de Queensland,

Lunes 20 de mayo 2019

Un dinosaurio de 24 toneladas caminaba como si usara tacones

Un dinosaurio jurásico de 24 toneladas hallado en Australia caminaba con el talón elevado, como si llevase puestos zapatos "de tacón alto", según una investigación de la Universidad de Queensland.

El estudiante de doctorado de Andréas Jannel y sus colegas del Laboratorio de Dinosaurios de la universidad analizaron fósiles del saurópodo jurásico único llamado Rhoetosaurus brownei para comprender mejor cómo una criatura tan enorme podría soportar su propio peso corporal.

"Mirando los huesos del pie, quedó claro que Rhoetosaurus caminaba con un talón elevado, lo que plantea la pregunta: ¿cómo pudo su pie soportar la inmensa masa de este animal, hasta 40 toneladas?. Nuestra investigación sugiere que, aunque Rhoetosaurus estaba de puntillas, el talón estaba amortiguado por una almohadilla carnosa", declaró en un comunicado.

"Vemos algo similar en los pies de elefante, pero este dinosaurio era al menos cinco veces más pesado que un elefante, por lo que las fuerzas involucradas son mucho más grandes".


Jannel y sus colegas llegaron a esta conclusión creando una réplica del fósil, y luego manipulándolo físicamente en un intento por comprender el movimiento entre los huesos.

"También utilizamos técnicas de modelado 3-D para evaluar las diferentes posturas de los pies que habrían permitido a Rhoetosaurus soportar su peso", dijo.

"Finalmente, observamos una serie de huellas de saurópodos de todo el mundo, muchas de las cuales indicaban la presencia de una almohadilla de talón carnosa detrás de los dedos, apoyando lo que los huesos nos estaban diciendo.

"La adición de una almohadilla de amortiguación que apoya el talón elevado parece ser una innovación clave durante la evolución de los saurópodos, y probablemente apareció en los primeros miembros del grupo en algún momento durante la transición del Jurásico Temprano al Medio.



"Las ventajas de una almohadilla de tejido blando pueden haber ayudado a facilitar la tendencia hacia los enormes tamaños de cuerpo que vemos en estos dinosaurios".

Los fósiles del espécimen R. brownei se encontraron cerca de Roma en el sudoeste de Queensland y datan de hace 160-170 millones de años, cuando Australia era parte del supercontinente de Gondwana.

Jannel ahora está utilizando técnicas informáticas para simular cómo las diferentes posturas de los pies y la presencia de una almohadilla de tejido blando afectan las distribuciones de estrés dentro de los huesos.

"En pocas palabras, estoy usando herramientas de ingeniería para aplicar fuerzas teóricas en los huesos, evaluando cómo se distribuye el estrés en los pies de estos dinosaurios gigantes, con el objetivo de proporcionar evidencia mecánica de la presencia de una almohadilla de tejido blando de este tipo.

"Puede ser un proceso tedioso y lento, pero siempre me ha fascinado la paleontología, particularmente el vínculo entre forma y función en animales extintos", dijo.

"Hay mucho más que saber, pero es sorprendente descubrir que convertirse en 'tacón alto' podría haber sido un paso importante en la evolución de los dinosaurios saurópodos".