Morderse las uñas le generó una infección que posteriormente terminó en una septicemia y que lo dejó al borde de la muerte. Foto: Aboghetto / Wikicommons

Morderse las uñas le generó una infección que posteriormente terminó en una septicemia y que lo dejó al borde de la muerte. Foto: Aboghetto / Wikicommons

#viral

¿Te muerdes las uñas? Este caso hará que te lo pienses dos veces

Redacción Afull (I)

¿No necesitas un cortaúñas porque te las muerdes con frecuencia? Esta historia podría hacerte cambiar de opinión. Luke Hanoman, un británico de 28 años, tenía también este hábito. Después de estar al borde de la muerte por esta costumbre, el hombre ahora lo piensa dos veces antes de caer en la tentación.

El padre de dos niños se empezó a sentir mal: tenía fiebre, temblores, escalofríos y dificultades para concentrarse. Hanoman pensó que se trataba de un resfriado común, pero los síntomas persistían, asegura el diario británico Daily Mail.

El hombre también notó que el dedo que se había mordido estaba hinchado e infectado. Al cabo de dos semanas de aguantar los síntomas, pensó que algo fuera de lo común tenía que estar ocurriendo y decidió ir al médico.

Cuando llegó al hospital, asegura el portal digital Huffington Post, los doctores descubrieron que el hombre se encontraba a punto del choque séptico. Este es un tipo grave de septicemia que ocurre cuando una infección es llevada al extremo.

Por lo general, una septicemia suele ocurrir en pacientes hospitalizados por largos periodos de tiempo; en especial, quienes tienen problemas con su sistema inmunológico como pacientes de quimioterapia, embarazadas, personas de la tercera edad o personas con VIH.

Después de pasar cuatro días en el hospital y bajo observación del equipo médico, Hanoman fue dado de alta cuando su infección fue curada. Los doctores le dijeron que tenía suerte de seguir con vida. Ahora, el británico se dedica a hacer campaña para generar conciencia sobre la septicemia.