La medicina busca una vacuna para el covid-19,  sin embargo dar con ella tomará tiempo. Foto: Pixabay

La medicina busca una vacuna para el covid-19, sin embargo dar con ella tomará tiempo. Foto: Pixabay

Jueves 05 de marzo 2020

¿Qué tan cerca está la ciencia de hallar una vacuna para el covid-19?

El covid-19 va ganando terreno y hasta este 5 de marzo de 2020 existen en el mundo un total de 96 890 casos confirmados, según el mapa de registro del virus elaborado por la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

El mismo plano arroja que el número de personas recuperadas es de 53 638 y 3 305 han fallecido por el covid-19, enfermedad que se originó en la ciudad de Wuhan, China.

Ante estas cifras surge la pregunta ¿qué tan cerca está la ciencia de hallar una vacuna para el nuevo coronavirus?. Hasta dónde sabemos existen grupos de científicos y farmacéuticas que ya se encuentran analizando proyectos de vacuna. Tal es el caso de la compañía farmacéutica Moderna que anunció el desarrollo de una vacuna experimental, la misma que deberá ser analizada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU.

El ensayo clínico de la vacuna arrancará a finales de abril de 2020 y finalizará en agosto. Sin embargo Anthony Fauci, director del Instituto, le dijo a la cadena CNN que eso no significa que vayamos a contar con una vacuna que ya pueda ser comercializada y enfatizó que para que ello ocurra deberá pasar entre año y año y medio de pruebas.

Y es que obtener la cura para un virus no es tarea sencilla. Aunque por ahora en el coronavirus se centra toda la atención, la OMS señala que la epidemia de la gripe deja entre 3 y 5 millones de personas contagiadas cada año, además de 290 000 y 650 000 muertes.


Existen médicos investigadores que día tras día intentan hallar la cura para varios virus, como es el caso del doctor Daniel Hoft, especialista en enfermedades infecciosas y director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de vacunas de la Universidad de San Luis en EE.UU.

Hoft en entrevista con el medio BBC Mundo explica que las vacunas experimentales son colocadas a voluntarios en lo que se denomina ‘estudios de desafío humano’ con la intención de hallar una vacuna universal que proteja de todos los tipos de influenza durante un tiempo prolongado. Pero con los virus “la mayor dificultad es lo rápido que mutan”, señala el médico.

Además los virus por lo general son de distintos tipos, por ejemplo el de la influenza tiene A,B, C o D y “la capacidad de mezclarse con cepas que provienen de otras especies como los pájaros o cerdos”, recoge el portal.

Y cada que esto pasa se convierte en un nuevo virus con mayor riesgo de contagio. Cuando los especialistas están cerca de hallar un medicamento para una cepa en específico y esta mutó se empiezan con los análisis nuevamente para saber cómo atacarlo.

De igual manera, en el caso del covid-19 el problema también es la mutación. Recientemente científicos chinos identificaron dos tipos de cepas de este virus la L y la S la primera es más agresiva que la segunda. El tabloide británico Daily Mail recoge que la mayoría de infectados parece estar afectada por la cepa agresiva, la L.

El doctor Hoft señala que la táctica que usa en su laboratorio es “inducir una respuesta inmune contra la proteínas internas del virus, ayudándose de las células T, unas células del cuerpo especializadas en protegerlo de infecciones”.

Las células T identifican las proteínas del virus y pueden destruirlas en sus distintas cepas, de esta manera el trabajo del investigador es estimular a estas células en las diferentes versiones de los virus.

El problema con el nuevo coronavirus es que “todavía no se conoce lo suficiente de este tipo de virus como para ser capaces de hablar de una vacuna universal”, afirma Hoft. Así como la tarea con la influenza nunca termina, lo mismo con una vacuna para el covid-19 se necesita tiempo para probar qué tan seguro es un medicamento en humanos.