Con alta aceptación por parte del público femenino, el éxito de E.L. James 'Cincuenta sombras liberadas' refleja parte de las prácticas sexuales del universo alternativo conocido como BDSM

Con alta aceptación por parte del público femenino, el éxito de E.L. James 'Cincuenta sombras liberadas' refleja parte de las prácticas sexuales del universo alternativo conocido como BDSM. Foto: IMDb

Viernes 09 de marzo 2018

#viral

Todos los secretos del BDSM, el universo sexual que refleja 'Cincuenta sombras liberadas'

Infobae - Red de Noticias Albavisión

Un amplio salón de juegos, ataduras, látigos y otros accesorios de castigo son parte del universo hermético y sensual que cobró visibilidad y a partir de las películas que conforman la saga erótica 'Cincuenta sombras de Grey', basadas en la homónima trilogía de libros. Con alta aceptación por parte del público femenino, el éxito de E.L. James refleja parte de las prácticas sexuales del universo alternativo conocido como BDSM, que engloba 'Bondage y Disciplina', 'Dominación y Sumisión', 'Sadismo y Masoquismo'.

'Cincuenta sombras liberadas', la última edición de la trilogía protagonizada por Dakota Johnson -como Anastasia Steele- y Jamie Dorman -como el sexy multimillonario Christian Grey-, refuerza su exitosa fórmula y se anima a develar aún más detalles de esta práctica aún considerada tabú.

En un principio fueron las nuevas poses y novedosas expresiones de fantasías, luego el intercambio de roles, los juguetes sexuales se popularizaron, "y ahora los juegos eróticos de dominación y sumisión cobran vida", detalló Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo. No hubo un quiebre con respecto a lo que se considera como "sexo convencional", sino que la ficción permitió trater a la luz una forma diferente de vivir la sexualidad, y así derribando prejuicios.

Lo que trata de reflejar la saga -siempre bajo un concepto hollywoodense- son tres conceptos claves: Bondage (restricción física por medio ataduras, venjas, cintas) y Disciplina, Dominación Sumisión, Sadismo y Masoquismo.

Video: YouTube, canal: Fifty Shades

El juego de humillación que se desenvuelve entre amo y sumisa – tal como muestran Steele y Grey en la ficción-, es el punto donde radica el poder erótico, según el especialista. "A su vez brinda la posibilidad de múltiples variantes, desde el fetichismo y adoración a un objeto hasta humillación verbal".

Mar es una estudiante de sociología de 21 años, y encuentra la adrenalina sexual -como ella lo define- a través de dolor. Se inició en este mundo a partir de la comunidad mundial Mazmorra, y alcanza el clímax a través de la ejecución de la violencia física. Paletas de madera, cucharas, fustas y zapatillas son desencadenantes de goce.

"El deseo cambia y mutua. Experimenté en un rol de sumisa, cediendo el control, respondiendo a órdenes, hasta la humillación, que puede o no estar acompañada de masoquismo, ya que tengo alta tolerancia al dolor. Otro día soy yo la que se impone y ejerce el dominio".

Tanto la sensación de estar a la merced, como la de someter al otro, son productores de goce, aseguró Ghedin. Es habitual que muchas parejas "jueguen" a atarse y a vendarse los ojos, y los más osados incluso vierten aceites tibios sobre el cuerpo de sus parejas. Sin embargo, una cosa es atreverse a disfrutar de prácticas que rompan la rutina y otra, muy diferente, es que el BDSM sea la única manera de excitación posible en una pareja, explicó Mariana Kersz, licenciada en sexualidad.

De esta manera- para Ghedin -esta variante "remite a un sexo más primitivo (no exento de sofisticación). De por sí, la buena predisposición al cambio genera una sensación de libertad y apertura a lo nuevo. Las personas que juegan a ser dominadas se relajan, dejándose llevar por las propuestas que marca quien domina.

La experiencia sexual es superadora, y descubrir el BDSM fue el puntapié para apropiarme de mi sexualidad, resaltó Mar. "En estos últimos tiempos las parejas se están animando a incorporar variantes para hacer más rico y placentero el encuentro sexual. Además de una mayor flexibilidad de las personas para romper con prejuicios, los medios de comunicación, la literatura erótica, y por supuesto, Internet colaboran para tal fin", resaltó el especialista.

Cualquier cambio que rompa con la monotonía de la vida erótica será beneficioso para la pareja. Sin embargo, la inclusión debe ser gradual, disfrutando a pleno de cada acción nueva y con el objetivo de aventurarse a más.

Sexo seguro

SSC es el término indispensable en esta práctica y es el acrónimo de Safe, Sane and Consensual (seguro, sensato y consensuado). Como el BDSM se trata de un juego, la puesta en escena de una fantasía, no puede sonar una frase como "basta, no puedo mas", sino una palabra diferente que no tenga nada que ver con el contexto sexual.

"En el instante de ser pronunciada la palabra elegida, se detiene toda actividad sexual, no importa el estado ni el momento de la práctica. Esto hace al sexo seguro y consensuado entre las partes, como una negociación previa ante el nivel de sufrimiento y/o humillación al que es sometido cada uno", resaltó Kerz.

Mar coincide en que es muy delgada la línea entre el placer y el dolor. La mezcla de sensaciones puede ser abrumadora, por lo cual es importante delimitar previamente las reglas. El vocabulario es la clave. "En alusión al semáforo, 'amarillo' sirve para disminuir la intensidad, 'verde' para seguir y 'rojo' para detenerse".