27 de junio de 2019 14:40

Cuatro zonas son vulnerables a la inseguridad en los alrededores del mercado de San Roque, en el centro histórico de Quito

Comerciantes identifican cuatro zonas vulnerables a la inseguridad en los alrededores del mercado de San Roque. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Comerciantes identifican cuatro zonas vulnerables a la inseguridad en los alrededores del mercado de San Roque. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los comerciantes han identificado que las agrupaciones delictivas se mueven por cuatro puntos en los alrededores del mercado de San Roque, tradicional barrio ubicado en el Centro Histórico de Quito.

En esas zonas arranchan las carteras y las billeteras. Algunos se aprovechan de las personas que hablan por teléfono celular para arrebatárselos. Se llevan las pertenencias o las compras de los vehículos en movimiento, aprovechándose del descuido de los ocupantes. La venta de droga también provoca malestar.

Las áreas conflictivas son la intersección de la avenida Mariscal Sucre y Loja, así como los puentes peatonales de concreto que van desde la calle Manuel de Quiroga con dirección al centro de abastos. Finalmente, las inmediaciones de la av. 24 de Mayo y la vía Cumandá, en donde se reúnen libadores.

El puente peatonal ubicado sobre la av. 24 de Mayo también es considerada una zona conflictiva. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El puente peatonal ubicado sobre la av. 24 de Mayo también es considerada una zona conflictiva. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Según datos de la Policía Nacional, 31 robos a personas y de accesorios de vehículos se han reportado, en lo que va del 2019, en los alrededores del mercado. En el mismo periodo del año pasado hubo 32.

Para el capitán Geovanny García, jefe del Circuito Panecillo, también hay personas que no denuncian tras haber sido víctimas de un asalto o robo.

Los comerciantes afirman que los clientes se han alejado debido a la inseguridad en las afueras del establecimiento. A esto se suma que, hace un mes aproximadamente, unos ladrones le arrebataron los USD 10 000 que una vendedora tenía en su quiosco para entregárselos a un recaudador de una cooperativa.

Ocurrió cuando el hombre acudió al sitio para recoger esa cantidad. Los delincuentes les apuntaron con armas de fuego y les asaltaron. El hecho se produjo ante la mirada de otros comerciantes y gente que se encontraba en el lugar.

Paúl Benavides, administrador del mercado de San Roque, pidió a la Policía que refuerce los patrullajes a pie al interior del centro de abastos. Cuenta que los gendarmes apenas pasan por allí unas dos o tres veces por semana y es insuficiente.

Los comerciantes del mercado San Roque piden a la Policía Nacional que se refuercen los patrullajes en el sector. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los comerciantes del mercado San Roque piden a la Policía Nacional que se refuercen los patrullajes en el sector. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


García no coincide con esa aseveración. Dice que las vigilancias son permanentes y los uniformados recorren el sitio cuatro veces al día, dos por la mañana y la misma cantidad en la tarde. Además, en las afueras del mercado se encuentra la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) con nueve efectivos.

También se cuenta con el apoyo de agentes motorizados. “Como Circuito Panecillo tenemos cinco motocicletas”, dice el oficial.

En el caso de la comerciante que le arrebataron los USD 10 000, García se lamentó que la víctima no haya utilizado el servicio gratuito de traslado de valores.

En tanto, los comerciantes del mercado de San Roque buscan alternativas para garantizar la seguridad al interior del establecimiento. Benavides explica que allí hay 16 organizaciones de vendedores, las cuales han contratado 20 guardias y se ubican en diferentes puntos del mercado.

Ellos coordinan acciones con la Policía Nacional a través de chats por WhatsApp para intercambiar información.

Benavides solicita que un grupo de agentes metropolitanos labore de forma permanente en los exteriores del mercado de San Roque. Considera que se requiere controlar las ventas informales en las calles aledañas, lo cual también genera inseguridad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)