22 de September de 2009 00:00

Zelaya llegó de sorpresa a Honduras

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tegucigalpa, Washington,
Caracas.  AFP, DPA y ANSA
mundo@elcomercio.com

La incertidumbre y la tensión política que vive Honduras se ahondaron ayer.



Huésped de la legación
En Washington,  el embajador brasileño ante la OEA, Ruy Casaes, afirmó ayer que Manuel Zelaya se encuentra en la Embajada de Brasil en  Tegucigalpa en la condición de “huésped”.El canciller  brasileño, Celso Amorim, lanzó ayer una advertencia r desde Nueva York. Dijo que  cualquier amenaza a Manuel Zelaya, a la Embajada de Brasil en Tegucigalpa o a sus funcionarios sería considerada por Brasilia como "una grave violación del Derecho Internacional”.
  El presidente de  Paraguay, Fernando Lugo, reclamó  a las autoridades de facto de Honduras que respeten la investidura y la integridad física del presidente  Manuel Zelaya.

El régimen de facto, encabezado por Roberto Micheletti,  decretó la tarde de ayer  el toque de queda en el país tras el regreso por sorpresa de Manuel Zelaya, que se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa.

El derrocado Presidente, expulsado de Honduras tras un golpe el pasado 28 de junio, consumó ayer  con éxito su tercer intento de regresar al país para, según dijo, buscar un diálogo que restituya la democracia. En sus dos publicitados intentos anteriores, Zelaya no pudo ingresar a Honduras debido a la interposición de las FF.AA. y se reportó la muerte de una persona en cada ocasión.

En la legación diplomática de Brasil, Zelaya confirmó previamente lo que había anunciado desde Caracas el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien había hablado con Zelaya incluso antes de que se conociera oficialmente que se encontraba en la misión brasileña en Tegucigalpa. El Presidente defenestrado  indicó que escogió una operación silenciosa para ingresar al país y evitar “hechos de violencia”.

La noticia de  la  presencia del depuesto Mandatario en Tegucigalpa tomó por sorpresa a Micheletti, quien negó que Zelaya estuviera en el país, cuando fue consultado por los periodistas en la Casa Presidencial. “No es cierto, él (Zelaya) está en una suite en un hotel de Nicaragua” , dijo el gobernante interino, afirmando que los medios que informaron que el depuesto Mandatario se hallaba en Honduras “están cometiendo terrorismo mediático” .

Sin embargo, horas después la propia televisión hondureña difundió imágenes de Zelaya en una terraza de la Embajada brasileña saludando a sus seguidores.

Con la decisión de declarar el toque de queda, el Régimen de facto  busca controlar las movilizaciones de los seguidores de Zelaya desde el interior del país hacia Tegucigalpa, así como el control interno en las ciudades.

Con el toque de queda, la Policía puede detener a cualquier persona que se encuentre en las vías públicas sin causa justificada y detenerlo hasta que concluya el mismo cuando se procede a su liberación. Si una persona es detenida durante el toque de queda y la policía encuentra que está en posesión de material que considere peligroso puede presentarlo ante los tribunales de justicia.

El toque de queda, según un comunicado de la Casa Presidencial leído en una cadena nacional de radio y TV, se aplica  a partir de las 16 :00 locales de ayer (22:00 GMT)  y concluye hoy   a las 07:00 locales (13:00 GMT) .

Pese a la medida del Gobierno de facto, miles de seguidores de  Zelaya se concentraron ayer  en las inmediaciones de la Embajada de
Brasil en Honduras, acatando el llamado que les hizo previamente el mandatario defenestrado que regresó la país . Zelaya había llamado a sus seguidores a establecer un cerco humano para “protegernos” de los militares.

El Mandatario derrocado ingresó a suelo hondureño burlando las medidas de seguridad que habían establecido los militares y policías. Cuando se informó que Zelaya se encontraba en Tegucigalpa, se dijo que estaba en el edificio principal de las Naciones Unidas, pero después se confirmó que estaba en la misión diplomática de Brasil en Tegucigalpa. Un helicóptero de la Policía sobrevoló a la zona, mientras pelotones policiales y militares se encuentran en las cercanías.

Al filo de la tarde de ayer, el gobierno de Micheletti pidió a Brasil que entregue a Zelaya  a las autoridades que gobiernan el país. “Los ojos de mundo están puestos sobre Brasil y sobre Honduras” , dijo Micheletti.

En tanto, EE.UU,  llamó a Honduras a la “moderación” y a evitar cualquier acto de  violencia,  según dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)