14 de septiembre de 2020 06:59

Yoshihide Suga gana elección de partido gobernante de Japón para reemplazar a Shinzo Abe

Yoshihide Suga reemplazará al primer ministro japonés Shinzo Abe, quien anunció su salida del cargo debido a razones de salud. Foto: REUTERS.

Yoshihide Suga reemplazará al primer ministro japonés Shinzo Abe, quien anunció su salida del cargo debido a razones de salud. Foto: REUTERS.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Partido Liberal Demócrata (PLD), que gobierna en Japón, eligió este lunes 14 de septiembre del 2020 por aplastante mayoría como su nuevo líder a Yoshihide Suga, quien de forma casi segura se convertirá en el próximo primer ministro en reemplazo de Shinzo Abe, que se retira por razones de salud.

Suga, de 71 años y actual secretario general del gobierno y consejero cercano de Abe, consiguió 377 votos contra 89 para el exministro de Relaciones Exteriores, Fumio Kishida, y 68 para el exministro de Defensa Shigeru Ishiba, sus dos rivales, anunció el PLD.

Como el PLD tiene mayoría en el parlamento, Suga debería imponerse sin problemas en la elección de primer ministro prevista el miércoles 16 de septiembre y reemplazar así a Abe, que renunció a su cargo por problemas de salud.

En la votación de este lunes solo participaron 535 electores: los parlamentarios del PLD y los representantes del partido en las 47 prefecturas de Japón.

El PLD evitó realizar una votación más amplia que incluyera a las bases de la formación y que, según los responsables, habría sido demasiado larga de organizar.

Este formato reducido otorgó una ventaja de peso a Suga, al que sectores clave del partido ven como un sinónimo de estabilidad y de continuación de la política de Abe.

Shigeru Ishiba, por ejemplo, es un político popular pero está mal considerado por algunos afiliados del PLD, que no le perdonan que en los años 1990 abandonara durante un tiempo la formación y criticara abiertamente el balance de Abe.

Por su parte, Shinzo Abe, de 65 años, que batió récords de duración en el cargo de primer ministro (más de ocho años en dos mandatos), rechazó pronunciarse entre los tres candidatos.

A finales de agosto anunció por sorpresa que iba a dimitir, pese a que aún le quedaba un año de mandato, explicando que tomaba la decisión a causa de su enfermedad crónica del intestino.

El próximo jefe de gobierno tendrá que lidiar con una serie de desafíos particularmente complejos.

Japón ya estaba en recesión antes de la pandemia de coronavirus y muchos logros de la política económica del primer ministro saliente, llamada 'Abenomics', peligran ahora.

Suga declaró que la recuperación de la economía sería una prioridad absoluta, así como la contención del virus, esencial para la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aplazados al próximo año.

Los retos diplomáticos también son importantes, sobre todo la preservación de la alianza con Washington y la actitud que habrá que adoptar respecto a China, mientras que la opinión pública mundial se ha endurecido contra Pekín tras la propagación del coronavirus y los disturbios políticos en Hong Kong.

“Es un periodo difícil para Japón, pues Estados Unidos está ejerciendo presión sobre China”, destacó Makoto Iokibe, profesor de Historia política y diplomática en la Universidad de Hyogo (oeste) .

“A Japón no le interesa seguir simplemente por el camino emprendido por Washington y aumentar las tensiones con China”, explicó.

Todavía no se sabe si Suga decidirá convocar elecciones legislativas anticipadas para consolidar su posición y evitar que se le considere como un primer ministro interino hasta la celebración de las elecciones el año que viene, cuando el mandato de Abe habría tocado fin.

Varios altos responsables gubernamentales mencionaron la posibilidad de que se celebren legislativas anticipadas, quizá a partir de octubre, pero Suga no ha dicho nada de momento al respecto.

Gran parte de la oposición japonesa, que está fragmentada, se agrupó la semana pasada en un nuevo bloque, en señal de desafío frente al PLD, que ha estado en el poder prácticamente siempre en las últimas seis décadas.

En el caso de nuevas elecciones, el PLD figura como favorito, a pesar de que Suga no parezca ser demasiado carismático. “Suga es capaz de poner en marcha políticas para controlar a los burócratas, pero le cuesta ganarse el corazón” de la gente, subrayó Iokibe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)