11 de diciembre de 2019 07:13

Volcán en Nueva Zelanda es aún demasiado peligroso para poder recuperar cuerpos

Una foto de satélite sin fecha puesta a disposición por MAXAR Technologies el 9 de diciembre de 2019 muestra el volcán White Island (Whakaari) en la Bahía de Plenty, Nueva Zelanda (emitido el 9 de diciembre de 2019). Foto: EFE / Satellite image © 2018 Dig

Una foto de satélite sin fecha puesta a disposición por MAXAR Technologies el 9 de diciembre de 2019 muestra el volcán White Island (Whakaari) en la Bahía de Plenty, Nueva Zelanda (emitido el 9 de diciembre de 2019). Foto: EFE / Satellite image © 2018 DigitalGlobe, a Maxar company

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Whakatane, Nueva Zelanda

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El volcán que entró en erupción en la isla de White Island es todavía demasiado peligroso para permitir el envío de socorristas que recuperen los cuerpos de ocho personas en el lugar, explicó este miércoles la policía neozelandesa.

La erupción el lunes (9 de diciembre del 2019) en esta isla muy turística en el norte de Nueva Zelanda dejó seis muertos. Los cadáveres de ocho personas desaparecidas se encuentran allí aún.

La imposibilidad de lanzar las operaciones provoca impaciencia, pero las condiciones el miércoles eran aún demasiado peligrosas para enviar socorristas y permitir a médicos forenses y especialistas en odontología comenzar su trabajo de identificación de las víctimas.

La erupción del volcán Whakaari en Nueva Zelanda dejó varios desaparecidos. Al menos 100 turistas estaban en la zona cuando ocurrió la erupción. Foto: EFE.


El ministerio de Sanidad indicó que los 22 supervivientes hospitalizados en servicios para quemaduras graves permanecen en estado crítico.

En el momento de la erupción, el volcán despidió vapor recalentado, cenizas y rocas, que fueron proyectadas como balas de cañón a alta velocidad.

El ministro de la policía, Stuart Nash, declaró que las heridas que sufren los turistas y guías son tan graves que en algunos casos no se podía identificar a las víctimas.

“Hay un número de personas hospitalizadas que no pueden hablar, sufren de quemaduras importantes en la piel pero también en órganos internos”, explicó el miércoles Nash en Radio New Zealand.


- Identificación difícil -
“Trabajamos en estrecha colaboración con algunos organismos para asegurarnos que sean bien identificados”, precisó.

En el momento de la súbita explosión en el volcán había en la isla 47 personas, la mayoría turistas de Australia, Estados Unidos, Reino Unido, China o Alemania, Malasia y Nueva Zelanda, además de sus guías.

Una foto del Auckland Rescue Helicopter Trust muestra el volcán de la Isla Blanca en erupción, en Nueva Zelanda (emitido el 10 de diciembre de 2019). Foto: EFE

Una foto del Auckland Rescue Helicopter Trust muestra el volcán de la Isla Blanca en erupción, en Nueva Zelanda (emitido el 10 de diciembre de 2019). Fotos: EFE


“Todavía hay personas muy muy gravemente heridas en el hospital”, declaró Nash.

Las autoridades australianas señalaron que 13 de sus ciudadanos recibían tratamiento médico y once estaban desaparecidos.

Dos británicos resultaron heridos y una agencia local de viajes afirmó que dos de sus guías permanecían desaparecidos.

Malasia confirmó el miércoles que un ciudadano malayo resultó gravemente herido, tras haber anunciado que otro figura entre las víctimas mortales.

El subcomisario interino de la policía neozelandesa, Bruce Bird, explicó que las nacionalidades e identidades de los muertos no serán reveladas hasta el final del proceso oficial de identificación, algo que “puede llevar un cierto tiempo”.

Homenajes en una cerca cerca del agua en Whakatane, Nueva Zelanda, el 11 de diciembre de 2019. Foto: EFE

Homenajes en una cerca cerca del agua en Whakatane, Nueva Zelanda, el 11 de diciembre de 2019. 


- “Una locura” -
Los sismólogos estimaron en 50% el riesgo de otra erupción en la isla, situada a 50 kilómetros de la costa, advirtió Stuart Nash. Además, el volcán sigue despidiendo gases tóxicos y la isla quedó cubierta de una espesa capa de cenizas acompañadas de ácido.

“Sería una locura para nosotros enviar hombres y mujeres a White Island”, explicó el ministro de la policía.

Las autoridades neozelandesas indicaron que los vuelos de reconocimiento efectuados poco después del regreso de los supervivientes a la costa permitieron constatar que no quedaban personas con vida en la isla.

White Island es el volcán con más actividad del archipiélago neozelandés, según la agencia gubernamental GeoNet.

Alrededor de 17 000 turistas lo visitan cada año. Ha registrado erupciones frecuentes en los últimos 50 años, la última, en 2016. Este año, se trasladó un contenedor de 2,4 toneladas hasta la isla, en avión, para que fuera usado como refugio en caso de erupción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)