21 de septiembre de 2018 13:52

Vizcarra, el 'sobreviviente designado', se legitima en seis meses en Perú

El presidente de Perú, Martín Vizcarra acompañado por el primer ministro César Villanueva  y su gabinete habla ante la prensa frente al Palacio de Gobierno antes de que Villanueva. Foto: AFP

El presidente de Perú, Martín Vizcarra acompañado por el primer ministro César Villanueva y su gabinete habla ante la prensa frente al Palacio de Gobierno antes de que Villanueva. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Seis meses después de asumir el poder como “sobreviviente designado” , el presidente peruano Martín Vizcarra golpeó la mesa y forzó a la oposición a concederle, a regañadientes, un voto de confianza en el Congreso, ganando legitimidad.

“Sin duda se puede hablar de un balance positivo, el presidente de hoy no es el de hace tres o seis meses”, dice el legislador opositor socialdemócrata Jorge del Castillo.

“Conoce los problemas regionales del país y su entorno ingenieril es un punto a su favor” que le permite tender puentes, declara el legislador oficialista Juan Sheput.

Cuando asumió el 23 de marzo, este ingeniero austero y pragmático prometió combatir la corrupción y “tiempos mejores” para un país cuyos cuatro anteriores presidentes están bajo investigación, acusados de recibir dádivas de la constructora brasileña Odebrecht.

Al igual que el personaje de la serie de Netflix “Sobreviviente designado”, protagonizada por Kiefer Sutherland, Vizcarra alcanzó el sillón presidencial por azar del destino, con poca experiencia política y siendo casi un desconocido.

Muchos presagiaban que sería un gobernante débil, como su antecesor Pedro Pablo Kuzcynski, quien renunció el 21 de marzo acorralado por el Congreso dominado por el partido de Keiko Fujimori, la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) .

Vizcarra era el primer vicepresidente de Perú y se desempeñaba entonces como embajador en Canadá. Kuczynski lo había llevado como compañero de fórmula para cosechar votos en el sur del país, donde había sido gobernador de Moquegua.

Contra todo pronóstico, este provinciano sin partido político, de 55 años, no se amilanó ante la todopoderosa oposición fujimorista: se dedicó a recorrer el país de norte a sur, y de la Amazonía al Pacífico, sintonizando con los millones de peruanos “indignados” por la corrupción en las altas esferas del poder.

“Llegó como un desconocido, era una suerte de 'sobreviviente designado' como ocurre en una serie de televisión de Netflix, y ahora la gente se identifica con él”, dice el analista político Fernando Tuesta.

“Una de las cosas que desarrolló en estos meses es la potencialización de su legitimidad”, en un país que desde la década de 1990 vive polarizado entre fujimoristas y antifujimoristas, agrega.

“Voto de confianza a reformas”

La 'luna de miel' entre Vizcarra y Keiko terminó el 28 de julio, dos semanas después de que estallara un escándalo de corrupción en el poder judicial, cuando el mandatario lanzó una propuesta de reforma constitucional que, de paso, amenazaba el dominio fujimorista en el parlamento.

Su proyecto contempla prohibir la reelección de legisladores, restituir la bicameralidad del Congreso, regular las finanzas de los partidos y modificar el sistema de designación y control de jueces.

“Todo cambió con la dinámica del referéndum y la amenaza de pretender que el Congreso apruebe a toda marcha las reformas constitucionales. Ahí se inició la actual confrontación”, dice la legisladora Úrsula Letona, portavoz de la bancada fujimorista.

El proyecto recibió apoyo inmediato de la ciudadanía, según los sondeos, pero el Congreso empleó más de 40 días debatiendo a ritmo de tortuga el capítulo judicial, sin abordar los otros.

Esto colmó la paciencia del presidente.

El domingo pasado, en un sorpresivo mensaje por televisión, amenazó con disolver el Congreso y convocar a nuevos comicios legislativos, si el parlamento no daba luz verde a las reformas dentro de dos semanas.

Dos días después el Congreso aprobó por unanimidad la reforma judicial y se comprometió a aprobar las restantes antes del 4 de octubre para que sean sometidas a referéndum el 9 de diciembre, como quiere el mandatario.

Este miércoles, el primer ministro, César Villanueva, compareció ante el Congreso. Aunque muchos opositores le mostraron sus dientes, al final le dieron, con pragmatismo, un voto de confianza al gobierno.

Seguramente querían evitar someterse al veredicto de las urnas en momentos en que el 82% de los peruanos desaprueba al Congreso, según sondeos.

“No se me dio la confianza a mí, sino a las reformas”, dice Vizcarra.

Desafío de largo aliento 

El mandatario tuvo “la habilidad de tomar la iniciativa y de marcar la agenda política. Por esas razones ha elevado su aceptación”, destaca el legislador Del Castillo.

Sin embargo, la fujimorista Letona insiste en que a Vizcarra le falta “ liderazgo”.

“ No hay nada que podamos rescatar” de él, asegura.

El desafío de Vizcarra es de largo aliento ya que debe convivir hasta julio de 2021 con la bancada fujimorista, que le respira en la nuca.

Además, los observadores creen que necesita mostrar resultados en la economía, que se desaceleró con la crisis que condujo a la salida de Kuczynski.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)