8 de September de 2009 00:00

La violencia del narcotráfico fue la trama de Telón de Arena

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil 
guayaquil@elcomercio.com

Jacinta, Conrada y Damiana son tres   mujeres de mediana edad que coinciden en la antesala de la Presidencia Municipal de Santa Rosa de Lima, en el estado de Chihuahua, frontera entre México y EE.UU. Ellas tienen algo en común: son víctimas de la violencia que genera el narcotráfico en esa región.

En la cartelera teatral
‘Diario de un loco’, obra de Sarao, protagonizada por Luis Mueckay, se presenta hoy en Quito. La función es  a las 20:00, en el  Teatro Malayerba. USD 8, 6 y 3. 
En Manta  hay función doble. La primera presenta al argentino Víctor Stivelman, con la obra ‘Abriendo mundos...’, en el Teatro Chusig, a las 20:15. La otra obra que verá el público  es ‘Karaoke...’, de Muégano, en la Sala de Conciertos , a las 17:00.
El Festival   de Artes Escénicas de Guayaquil propone en su programación para esta noche  a Lanómina Imperial, con la pieza ‘Variaciones Al-leluia’. A las 20:00, en el Teatro Centro Cívico. Este mismo grupo español dictará mañana una clase magistral, en Sarao, de 15:00 a 18:00. Gratis

En     80 minutos, las mujeres narran cómo vivieron  esa violencia que, en sus casos, se  expresa en los       asesinatos de algunos          familiares. Vestidas   de negro y   con un  escenario donde prima el gris, ellas      van contando   sus vivencias.
 
Los corridos mexicanos son el fondo musical que prima a lo largo de la obra. Uno de ellos es  la ‘Camelia, la Tejana’. En esa composición sus  letras  hablan de cómo  la traición y el contrabando    terminan  con muchas vidas.

En la Presidencia Municipal, Conrada, (Guadalupe Balderrama) labora como radioperadora. Hasta allí, llega Damiana (Guadalupe de la Mora) para  hablar con el Presidente Municipal y reclamar     por las muertes de varios familiares. Pero, en su interior   no estará tranquila  hasta que no vengue esos asesinatos.
Ella, llena de odio,  cuenta el dolor y el sufrimiento que marcan  su vida, desde cuando la mafia mató a toda su  familia en su rancho de
Yepachi,   en Chihuahua.

En cambio, a  Conrada  le mataron a su hijo cuando estaba trasladando   droga por  la frontera. Con la tristeza generada por esta partida, ella recordó que el argumento de su hijo para traficar fue  salir de la pobreza. “Me irá muy bien mamá,  ya no tendrá que pedir fiado en la tienda”, fue lo último que le dijo su vástago, antes de partir.

La mujer  consiguió su puesto  con la ayuda del Presidente Municipal. Es  un personaje corrupto y aliado con los narcotraficantes que genera odios y aprecios.
 
En el caso de Jacinta, ex reina de Santa Rosa y vendedora de piqueos (burritos, tacos, café...), su esposo, José Dolores Lima, vinculado  también  con el trafico de drogas, desapareció sin dejar ningún rastro. Ella no pierde las esperanzas que    algún día  volverá.

El escritor (Luis Antonio Carbajal) interactúa, indistintamente, con las protagonistas, escuchando sus historias. Pero, queda la duda de las intenciones que hay detrás de ese personaje.
 
En el final de la obra  se escucha   la balacera    cuando matan, en la calle,  al omnipresente Presidente Municipal  y, en  el interior   de la Presidencia, al escritor.

Con este ajuste de cuentas de los mafiosos, Damiana siente que  su venganza se cumplió. Las otras dos mujeres deciden huir.
 
Según   Perla de la Rosa, directora del grupo mexicano Telón de Arena, es          una obra enmarcada en lo que se conoce como  teatro-periodismo. La  matanza en el rancho de Yepachi fue inspirada en un hecho   ocurrido  en 1984. 

Las reacciones de los asistentes fueron positivas. Cerca de 70 personas asistieron.    Patricia Tapia calificó que     es buena, porque plantea una problemática que no es única  de ese país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)