18 de diciembre de 2019 00:00

Viajes en autoferro, de Latacunga a Ambato

Los turistas recorren la estación de Salcedo y pueden saborear los helados y el pinol. Foto: Modesto Moreta/ EL COMERCIO

Los turistas recorren la estación de Salcedo y pueden saborear los helados y el pinol. Foto: Modesto Moreta/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Modesto Moreta

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con banda, baile y una degustación de los helados y el pinol reciben los habitantes de Salcedo a los turistas que llegan en el autoferro de la nueva ruta Latacunga-Ambato.

El plan es impulsado por el Municipio de Latacunga, con apoyo de la Empresa de Ferrocarriles del Ecuador y la Fundación Ecuatoriana para el Desarrollo, para reactivar la economía del norte de Latacunga. El tren llega todos los domingos a la zona de La Estación.

En este sitio se levantan 20 negocios de comida típica, de artesanías y las tradicionales panaderías donde se elaboran las allullas y quesos de hoja.

Un grupo de turistas provenientes de Quito, Guano y Latacunga arribó a las 08:00 del último domingo de noviembre. Pasearon por las instalaciones de la antigua estación del tren, edificada en 1942. La construcción de piedra, madera y techo de teja es uno de los atractivos de este circuito.

El sonido de la bocina anuncia cuando el autoferro se acerca. Víctor Méndez, un latacungueño radicado en España hace 20 años, fue uno de los turistas. Su hija encontró esta ruta que se promociona por Internet; lo hizo desde Madrid. “Cuando me avisó de este recorrido no dudé y decidí comprar el boleto y aquí estoy”.

Los pequeños emprendedores venden sus artesanías en madera y barro a los turistas. Foto: Modesto Moreta/ EL COMERCIO

Los pequeños emprendedores venden sus artesanías en madera y barro a los turistas. Foto: Modesto Moreta/ EL COMERCIO

El autoferro parte de la estación todos los domingos a las 09:00. Cuando los turistas avanzan con dirección a Salcedo tienen la posibilidad de observar los volcanes Cotopaxi, y Chimborazo, que aparecen cubiertos de nieve. También se ve al Tungurahua.

“Mirar los paisajes fue algo hermoso, pero también se siente la adrenalina, especialmente al cruzar el puente El Socavón en Ambato. Parecía como si se estuviera a punto de caer”, comentó Méndez.

El director del Departamento de Turismo del Municipio de Latacunga, Xavier Iza, explicó que el proyecto turístico se inició con un viaje de prueba por las fiestas de independencia de la capital de Cotopaxi y en poco tiempo se convirtió en un atractivo turístico.

Por esa razón, los cupos para el 22 de diciembre están por llenarse; el viaje del domingo pasado estuvo lleno. En este trayecto se benefician los pequeños emprendimientos que comercializan artesanías, como figuras del tren elaboradas en madera, sombreros similares a los maquinistas, dulces, bebidas artesanales y más.

Hasta el momento se han efectuado ocho viajes con la participación de 240 personas. La compra de los tiquetes puede efectuarse con una llamada a 1-800 trenes o ir a la estación de miércoles a domingo, de 09:00 a 16:00.

“Es un atractivo porque la gente puede conocer las leyendas y la historia de las poblaciones. El objetivo es desarrollar el turismo y reactivar la economía de los pequeños emprendimientos”, afirmó Iza.

La meta para el próximo año es que esa ruta se abra en forma definitiva y que el tren preste este servicio a los turistas. Contó que al momento hay el interés de las operadoras de turismo en vender este producto como parte de sus paquetes.

También se gestionó la apertura del viaje Latacunga-Parque Nacional Cotopaxi-El Boliche y viceversa, pero esperan los resultados de un estudio de mercado. “La idea es que los turistas que lleguen a Latacunga cuenten con más opciones y se queden”.

Luego de Salcedo, el vehículo va directo al mirador de la laguna de Yambo, donde se detiene unos minutos para que los turistas tomen fotografías desde el autoferro.

Víctor Dávila guía a los visitantes. Él explica la importancia del tren, que tienen más de 100 años, y porque fue un medio de transporte de carga y pasajeros. Tras una hora y media se llega a la estación del tren en Ambato. Allí los turistas descienden del autoferro y tienen 45 minutos que los pueden pasar en una cafetería donde se ofertan bebidas y alimentos.

De vuelta a Salcedo, un grupo de chicos del Municipio local les da la bienvenida con helados, pinol y baile. La banda municipal alegra la tarde con música nacional.

La turista Maritza Trávez recordó que sus abuelitos le contaron que ellos se trasladaban a la Costa por el tren. “Quería experimentar lo que nos contaron, que era bonito el viaje y es algo impresionante”.

Al llegar a Latacunga, los dueños de los negocios ubicados alrededor esperan a los compradores. Comentaron que el proyecto del Municipio es interesante, porque los turistas regresan poco a poco. Ya pueden comercializar, por ejemplo, las allullas, y los quesos de hoja y las chugchucaras.

Daniel Huertas es la tercera generación de su familia que se dedica a la elaboración de los panecillos, que se comen acompañados con el queso de hoja. Con cada viaje se alegra porque las ventas subieron en un 10%. “Se ha dado un paso importante con la reactivación del tren, pero falta impulsar nuevos proyectos que beneficien a todos”.

En contexto

Para habilitar la estación el Municipio hizo una minga de limpieza y aprovechó las buenas condiciones de la línea férrea para presentar la propuesta. El recorrido de la ruta Latacunga-Ambato y viceversa cuesta USD 25 para adultos, y 15, niños y tercera edad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (10)