Modelo mexicana se electrocuta durante concurso de belleza
Salvan a bebé que nació con órganos fuera del abdome…
Imagen de la Selección de Ecuador se plasma en el tr…
Singapur despenaliza el sexo homosexual
Tres hombres viajaron 11 días sobre la pala del timó…
Volcán Cotopaxi emite gases y ceniza este 29 de noviembre
Volcán Sangay emite nube de ceniza este 29 de noviembre
Pico y placa en Quito: Restricciones para este marte…

VENEZUELA: AHORA ES la INTERNET

Ha sido una larga y tensa década en la búsqueda de controlar, desde el poder político, los contenidos de los medios de comunicación en Venezuela; el último episodio es hoy la Internet.

Los discursos ofensivos e insultantes en las cadenas fueron la primera pieza, seguida por la apropiación paulatina de espacios en los medios, emisoras de radio y canales de televisión.

El cierre de Radio Caracas Televisión exaltó la protesta, que tuvo otro punto culminante a raíz de la publicación de una foto, dura por cierto, que exasperó al poder. Se trataba de cadáveres en la morgue, una muestra de la realidad de violencia y crimen que sacude a Venezuela desde hace mucho tiempo y que va in crescendo sin solución.

Un último episodio vuelve a incendiar la pradera cuando Globovisión, un canal privado, tiene en su paquete accionario y en el Directorio a representantes gubernamentales. Son algunos de los pasos que en el control de los contenidos mediáticos ha dado el adalid de la revolución del siglo XXI y que muchos de sus admiradores han imitado por todo el continente. Con ello se ha lastimado gravemente un principio esencial y permanente de la vida en democracia: la libre circulación de las ideas y su expresión por los medios de comunicación de forma plural.

Ahora el Gobierno, en vísperas de perder su mayoría parlamentaria que se renovará en enero, busca pasar el proyecto de ‘ley resorte’, que intenta controlar la Internet. Con el pretexto de vigilar las páginas de sexo y violencia, que ciertamente proliferan, se corre el riesgo de que pase una idea que el propio Gobierno propugna: “Restringir mensajes que puedan constituir manipulaciones mediáticas dirigidas a fomentar zozobra o alterar el orden público”.

Si pasa esa ley, será otro golpe a la libertad de expresión.