13 de marzo de 2019 11:43

Tristeza e indignación entre los migrantes venezolanos en Quito por la crisis energética que afecta a su país

Venezolano pide dinero junto a su pequeño hijo en la vía pública.

Un ciudadano venezolano pide dinero junto a su pequeño hijo en la vía pública. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 13
Indiferente 10
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los venezolanos migrantes en Ecuador viven con incertidumbre la crisis energética que afecta a su país. Aseguran que no pueden enviar las remesas y aspiran que el problema se solucione lo más pronto posible.

La mañana de ayer, 12 de marzo del 2019, decenas de llaneros acudieron al Consulado de Venezuela ubicado en las avenidas Eloy Alfaro y Amazonas, en el norte de Quito, para efectuar trámites. Con preocupación, comentaban lo que ocurre y el drama que viven sus allegados y amigos.

Leyggerlin Cuicas tiene 24 años y labora comercializando dulces en los buses de transporte público en Manta, Manabí. Desde hace dos semanas, ella no puede enviar dinero a sus parientes, quienes viven en el estado de Lara.

"No pueden comprar comida, tampoco hay gas (para cocinar). Comen lo que pueden ya que es difícil. La gente quiere migrar". Contó que, en su tierra, la electricidad se va a las 14:00 y vuelve en horas de la madrugada, por lo que su familia trata de aprovechar para realizar las tareas del hogar desde muy temprano.

decenas de llaneros acudieron al Consulado de Venezuela ubicado en las avenidas Eloy Alfaro y Amazonas, en el norte de Quito, para efectuar trámites.

Decenas de ciudadanos venezolanos acudieron al Consulado de Venezuela para efectuar trámites. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Lo difícil es que, a esas horas, nadie puede comprar lo que necesita para el hogar y las necesidades aumentan. "A las autoridades no les importa".

En las inmediaciones del Consulado también estaba Kelvin Castillo, de 33 años. A su juicio, otro aspecto preocupante es la falta de agua. Cuenta que la gente acude a los ríos contaminados para hidratarse, lo cual genera problemas de salud. "Cada mes enviamos USD 150 de remesas para la familia, pero es imposible".

Entre los dirigentes de los gremios de llaneros en Quito también hay inquietud. Alfredo López, titular de la Asociación Civil Venezolanos Ecuador (Acve), asegura que les han reportado casos de migrantes que no se han contactado con sus allegados por cinco días.

Dice que la falta de electricidad no es el único problema, pues otros servicios también tienen fallas como las telecomunicaciones.

Reinaldo Rivero es el director jurídico de la Fundación Venezolanos Residentes en el Exterior. Cuenta que sus compatriotas envían remesas desde Ecuador, pero sus parientes se demoran días en retirarlas.

Los bancos no operan porque no hay electricidad e Internet. Tampoco los cajeros automáticos. De igual manera no están funcionando los servicios de Data Fast para adquirir comida, indicó el directivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (37)
No (5)