Ecuador activa alerta epidemiológica por viruela del mono
Detenido el líder universitario boliviano que lleva …
Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
Jorge Glas todavía tiene alternativas para buscar un…
En Chillogallo se fraguó la independencia
El sur y el centro de Quito avivaron el gran triunfo…
Los combatientes se abastecieron de alimento en Lloa
La gesta de 1822 aún es parte de la vida en La Libertad

Vehículo usado en agresión al agente de tránsito en Quito no ha sido matriculado en los últimos 13 años

El vehículo fue detenido por no estar matriculado y circular sin placas. El conductor agredió al agente de tránsito. Foto: Captura

El vehículo fue detenido por no estar matriculado y circular sin placas. El conductor agredió al agente de tránsito. Foto: Captura

Cuando el automotor queda estancado y no puede avanzar, el agente agredido desciende del capó, camina hacia un lado y abre la puerta del hombre que manejaba. Foto: Captura

El vehículo utilizado en una agresión a un agente civil de tránsito de Quito registrada el lunes 18 de febrero del 2019 no tiene sus matrículas al día. Este miércoles 20 de febrero, Julio Puga, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), informó que el vehículo no ha cumplido con el requisito de matriculación en los últimos 13 años y el propietario registrado no ha renovado su licencia de conducir en 12 años. Tampoco tenía placas.

Puga dijo que era entendible, mas no justificable, la reacción del conductor del auto al verse ante un control de la autoridad de tránsito de la ciudad. Cuando el agente agredido le pidió documentos, el conductor no se detuvo, fue interceptado pero aún así no quiso parar y arrastró sobre el capot al agente por varios metros.

Finalmente tuvo que parar debido a que otros ciudadanos le cerraron el paso con sus vehículos.

Puga considera que por esa “presión interna psicológica” (por no tener documentación al día) desencadenó la reacción del conductor. Sin embargo, la AMT comprobó que el vehículo no estaba registrado a nombre del agresor.

“Una persona que se autoregula, cumple con sus obligaciones, mantiene al día sus documentos, matricula su vehículo cuando tiene que matricularlo, tiene su licencia vigente, seguramente no va a intentar darse a la fuga, porque está cumpliendo con la norma”, dice. Pero como la persona que agredió al agente tiene algo que ocultar, pretendió burlar el control, lo que generó un conflicto mayor, agrega Puga.

La AMT presentó una denuncia por ataque y resistencia en contra del conductor involucrado en el incidente y continuará el trámite hasta que la persona sea sancionada por poner en riesgo la vida de uno de los uniformados.

Puga explica que el vehículo fue ingresado por no tener documentación al día y el conductor fue trasladado tras el ataque a la Fiscalía de Tránsito, pero no hubo elementos para mantenerlo detenido porque si bien el agente estaba alterado por la agresión y sufrió golpes y rasguños, estos no lo incapacitaron por tres días, como dice la ley. Por ello, el conductor está libre, aunque la investigación está en marcha.

Todavía no se conoce el valor de la deuda por incumplimiento de la matriculación durante 13 años ni se ha determinado las sanciones que el conductor deberá enfrentar por el hecho.