18 de abril de 2018 00:00

Vacunación y controles en frontera de Ecuador para evitar brotes

En la zona de Sanidad Internacional, en el aeropuerto de Tababela, se vacuna a los pasajeros contra la fiebre amarilla. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

En la zona de Sanidad Internacional, en el aeropuerto de Tababela, se vacuna a los pasajeros contra la fiebre amarilla. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Andrés García
Redactor (I)
asgarcia@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Matías Conrado está en el país desde hace un mes. El extranjero, oriundo de Argentina, arribó al Ecuador por un asunto laboral. En unos días deberá trasladarse a la provincia de Sucumbíos para supervisar unas obras en construcción. Como parte del protocolo de la empresa en la que labora, le exigen tener el carné de vacunación contra la fiebre amarilla.

Para prevenir casos de esa enfermedad, además de sarampión y difteria, el Ministerio de Salud aumentó su inversión destinada a vacunación.

Antes de que se emitiera la alerta temprana por un cuadro importado de sarampión, esa Cartera tenía previsto destinar USD 8 millones este año para vacunas, talento humano, movilización y cadenas de frío.

Pero ante la posibilidad de que se presente un brote de esas tres enfermedades en países de la región, Salud aumentó la inversión para vacunación a USD 22 millones. Otro factor que incidió en un mayor desembolso de recursos fue el flujo migratorio, especialmente de ciudadanos venezolanos.

Los datos los dio a conocer Carlos Durán, ministro subrogante de la Cartera de Salud.

El lunes 16 de abril del 2018,  por la mañana, Conrado acudió al Centro de Salud No. 1, ubicado en la calle Rocafuerte, en Quito. Ahí recibió la dosis y le entregaron el respectivo carné internacional.

Como parte de las medidas de prevención, en los puntos de ingreso al país se instalaron puestos de salud. Allí se detectan síntomas y se solicita la historia de vacunas a ciudadanos de otros países.

En la frontera norte, específicamente en el puente de Rumichaca, se ubica el punto con mayor afluencia de ciudadanos extranjeros. Por ahí ingresó el niño de 5 años que se convirtió en el primer caso confirmado de sarampión en Ecuador, desde el 2011.

Si los migrantes no cuentan con la vacuna correspondiente, reciben la dosis y también el documento que lo certifica.

Entre el 9 de marzo -cuando se emitió la alerta temprana- y el 15 de abril del 2018,  Salud inmunizó contra el sarampión a
3 079 niños y jóvenes extranjeros, menores de 15 años, solo en el puente de Rumichaca.

Durán reiteró que la amenaza no solo viene de Venezuela, donde se registran más de 952 casos del virus de sarampión.

El funcionario recordó que en Italia, en 2017, se contaron 10 000 casos con ese cuadro.

Por eso, los controles también se efectúan en las terminales aéreas de Quito y Guayaquil. Además, se instaló un puesto en el puerto de Manta.

Ana Cantor nació en Maracay, Venezuela. Es odontóloga de profesión y hace tres años desembarcó en la capital, por vía aérea. Desde entonces, ejerce su labor en Quito y viaja constantemente por varios naciones de Latinoamérica.

Ayer por la mañana, la extranjera también recibió la vacuna contra la fiebre amarilla.

Durán explicó que debido a la expansión de esa enfermedad en Brasil, todos los viajeros que provengan de ese país deben presentar su carné de vacunación cuando ingresan al Ecuador. Es un requisito.

En el aeropuerto de Tababela, el personal está capacitado para detectar sintomatología y solicitar los certificados a pasajeros de Brasil y de África.

En el área denominada Sanidad Internacional, los viajeros pueden acceder a las vacunas. Todo el personal que labora en esas zonas ya fue inmunizado.

Ese fue el caso de Pablo Castro, que trabaja en migración desde hace seis meses. Él decidió vacunarse contra la fiebre amarilla, ya que siempre está en contacto con viajeros de diferentes partes del mundo.

En el informe epidemiológico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hasta el 20 de marzo, se registraron 920 casos y 300 fallecidos por fiebre amarilla en Brasil. En Perú hubo 22 pacientes.

Gina Tambini, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ecuador, destacó la importancia de fortalecer la vacunación y conformar grupos de respuesta rápida en todas las fronteras.

El certificado de vacunación por la fiebre amarilla también se solicita a viajeros que vienen de otros 16 países. Estos son: Angola, Burundi, República Central de África, Congo, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Guyana Francesa, Gabón, Ghana, Guinea Bisau, Liberia, Mali, Nigeria, Benín Surinam y Togo.

Hasta finales de este año, Salud planea vacunar a 1 479 000 personas contra el sarampión. Contra la difteria se espera inmunizar a 4 677 000 ciudadanos. Y contra la fiebre amarilla, la meta es 1 232 000 personas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)