16 de diciembre de 2020 16:19

En 3 000 puntos del Ministerio y del IESS, más 7 000 privados se aplicará la vacuna covid-19

Juan Carlos Zevallos, ministerio de Salud, informó que la vacunación masiva gratuita en aproximadamente 10 000 puntos a escala nacional, de los cuales 3 000 son de la red pública de salud y 7 000 del sector privado se iniciará en marzo 2021. Foto: Diego P

Juan Carlos Zevallos, ministerio de Salud, informó que la vacunación masiva gratuita en aproximadamente 10 000 puntos a escala nacional, de los cuales 3 000 son de la red pública de salud y 7 000 del sector privado se iniciará en marzo 2021. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 12
Yadira Trujillo
(I)

A finales de marzo del 2021 empezará la vacunación masiva gratuita en aproximadamente 10 000 puntos a escala nacional, de los cuales 3 000 son de la red pública de salud y 7 000 del sector privado, informó este miércoles 16 de diciembre del 2020 el Ministerio de Salud.

A los 1 000 puntos con los que cuenta el país en este momento, destalló el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, se sumarán 2 000 hospitales y dispensarios de la red pública, además de otros 1 000 del IESS, especialmente del seguro campesino.

La empresa privada se integra, por ejemplo, a través de farmacias que cuenten con la cadena de frío, que han capacitado a su personal, que tienen capacidad de embodegaje y el escáner para los códigos QR, señaló Zevallos.

“No tenemos limitación de que se pueda hacer en centros comerciales, afuera de los estadios, siempre y cuando se mantengan esas condiciones y sea el Ministerio de Salud el que administre y regule la vacunación”.

La vacunación arrancará con un plan piloto técnicamente diseñado, en el que se administrarán 50 000 dosis a personal de salud, adultos mayores de los centros geriátricos públicos y a sus trabajadores.

La convocatoria para el proceso de vacunación, informó la Cartera de Salud, se realizará a través de una plataforma tecnológica con un sistema de georreferenciación, vía WhatsApp, SMS o call center. No podrán vacunarse mujeres embarazadas, menores de edad, personas con inmunodepresión, con problemas de coagulación o reacciones alérgicas a medicinas, alimentos o vacunas.

En este momento, dijo Zevallos, los niños y menores de 18 años no deben vacunarse, “no porque falten recursos sino porque no hay la evidencia clínica suficiente hasta hoy de que un número suficiente de personas se han vacunado y han mostrado las tres cosas que buscamos al hacerlo: seguridad, tolerabilidad y eficacia”. Lo mismo sucede con los que ya se contagiaron el virus, que tampoco serán vacunados.

Salud mantendrá un control permanente de las personas vacunadas a través de un sistema de farmacovigilancia, que permitirá dar seguimiento al comportamiento de la vacuna.

Alrededor de USD 160 millones se han destinado para la adquisición de la vacuna, dijo el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos. Pero calculan que el costo total va a ser USD 200 millones. “Se tienen que sumar transportación, el arriendo de los termos, jeringas, rotundas, alcohol. Eso sería lo que el Estado va a invertir en la adquisición, distribución y dispensación de vacunas”.

Según los contratos establecidos, Zevallos señaló que hasta el momento solo el Ministerio de Salud Pública es el encargado de la compra, distribución y dispensación de las vacunas. Sin embargo, dijo, es posible que pasadas las primeras fases se contemple la posibilidad, no de venta libre, pero sí una venta restringida.

“Por ejemplo puede ser que la UDLA quisiera vacunar a sus 20 000 estudiantes y empleados, estamos viendo la posibilidad de enmendar ese contrato para que lo puedan hacer, siempre y cuando garanticen que están capacitados para la administración, que tienen el escáner para registrar el código QR de la vacuna, que tienen la capacidad de poner en bodega y mantener la cadena de frío”.

La cadena de frío

La vacuna de Pfizer, que es la primera que va a llegar al país, va a mantener una cadena de frío sofisticada y compleja porque tiene que estar a menos 70 grados centígrados, explicó el ministro de Salud. “Hay otras vacunas como las de Moderna y AstraZeneca, que van a venir sucesivamente, que requieren una cadena de frío menos compleja”.

En cualquier caso, dijo, se necesitan recursos humanos, materiales y financieros; líneas de distribución, logística y acciones. “Tendremos que capacitar entre 15 y 20 000 personas adicionales a las ya capacitadas para vacunar”.

En cada caja de Pfizer, indicó el ministro, llegan alrededor de 5 000 dosis, empaquetadas con un sistema de hielo seco que permite mantener la temperatura. “Está proyectado que la vacuna dure hasta seis meses si se mantiene cadena de frío”.

Cada caja tiene chip GPS para localización, registro y mantenimiento de la temperatura, de manera que se asegure que la vacuna llegue en condiciones óptimas.

Para llegar a la población rural, Zevallos detalló que se arrendarán dispositivos portátiles a Pfizer para conservar las vacunas.

“En el país tenemos suficiente hielo seco. Se ha hecho contacto con la compañía Linde y hay suficiente capacidad en sus dos fábricas para cubrir la cantidad de hielo seco que se necesita para el mantenimiento de las cajas y también para los dispositivos portátiles

El transporte de las vacunas, señaló, será a través de los aeropuertos de Quito y Guayaquil y los centros de distribución serán las nueve zonales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (25)
No (7)