23 de marzo de 2020 17:39

Universidades decidirán si internos rotativos van o no a hospitales, en emergencia por covid-19

Imagen referencial. Representantes de instituciones de educación superior manifestaron su preocupación por los internos rotativos y estudiantes de los últimos años de carreras médicas en el contexto de la emergencia sanitaria por el covid-19. Foto: Pixnio

Imagen referencial. Representantes de instituciones de educación superior manifestaron su preocupación por los internos rotativos y estudiantes de los últimos años de carreras médicas en el contexto de la emergencia sanitaria por el covid-19. Foto: Pixnio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Yadira Trujillo
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Ministerio de Salud Pública (MSP) resolvió dejar a criterio de las universidades del país la decisión sobre si los internos rotativos y los estudiantes del último año de enfermería continúen sus prácticas hospitalarias durante la emergencia sanitaria por el covid-19.

En un oficio firmado por el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, con fecha de ayer, domingo 22 de marzo del 2020, se dio respuesta al pedido que hicieron 17 universidades el pasado viernes, de permitir que sus estudiantes no laboren en hospitales y que apoyen en telemedicina.

Los representantes de esas instituciones de educación superior manifestaron su preocupación por los internos rotativos y estudiantes de los últimos años de carreras médicas y sus labores en el contexto de la emergencia sanitaria.

El documento que dirigieron a la exministra Catalina Andramuño manifestaron que los internos y estudiantes “no son médicos ni enfermeras y su aporte efectivo ante la crisis sanitaria en escenarios hospitalarios es muy limitado”.

Su pedido fue que se reubique a los estudiantes e internos en áreas en las que no pongan en riesgo su salud, debido a la falta de insumos de protección. Proponen que los chicos pasen a servir en telemedicina, en el 171.

En la respuesta del ministro Zevallos, en la que se deja la participación de los futuros médicos a decisión de cada universidad, se detalla que la asistencia de estos a los establecimientos de salud “representa un riesgo potencial de contagio para los pacientes, el personal médico y para ellos mismos”. Ayer también, le dijo a EL COMERCIO que es una decisión compleja porque de las prácticas en los hospitales depende la habilitación profesional de los futuros médicos y enfermeras.

También con fecha de ayer, 22 de marzo, una nueva carta dirigida al vicepresidente Otto Sonnenholzner, al secretario de Educación Superior Agustín Albán, a la presidenta del Consejo de Educación Superior, Catalina Vélez y al presidente del Caces, Juan Manuel García pidió lo contrario.

La Asociación de Facultades Ecuatorianas de Ciencias Médicas y de la Salud y universidades como la Central, de Guayaquil, Internacional y del Azuay, entre otras, manifestaron puntos de vista contrarios al planteamiento de retirar de las actividades hospitalarias a los internos rotativos.

En el documento se anota que si bien los internos rotativos no se han titulado todavía, han cursado más del 90% de una carrera elegida por ellos, por vocación, y en la que dos elementos fundamentales de la naturaleza de su juramento son “consagrar mi vida al servicio de la humanidad” y “el bienestar del paciente será mi primera prioridad”.

“Este juramento, propósito de vida de quienes son médicos, que solemnemente lo harán los internos rotativos en la ceremonia de graduación, no puede desvanecerse frente a una circunstancia de drama nacional y mundial en donde justamente se pone a prueba su vocación de servicio”, se lee en la misiva.

Además se indica que los internos rotativos son parte del sistema de salud público y privado y su contribución es altamente valiosa y valorada.

La expansión del covid-19, dice la carta, hace prever que en los próximos dos meses “entraremos al pico del contagio y, para entonces, podría haberse desbordado la capacidad del sistema de salud”.

Por ello –apuntan los firmantes– es importante que todos los servidores del sistema de salud estén preparados y activos en su labor. “Si sacamos a los internos rotativos estaremos obligados a traerlos de vuelta, en situación de mayor crisis, cuando no hayan participado de la difusión de información de protocolos y cuando tengan menores posibilidades de ser efectivos y de evitar su propio contagio”.



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)