Restricción por placas: así se podrá movilizar en Qu…
Ecuador se ubica octavo en América Latina en su luch…
Gobierno alemán, a favor de eliminar gradualmente la…
Biden advierte en la OTAN de nuevos retos provenient…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …

Las universidades que no lograron acreditarse se mantendrán abiertas

Los docentes han aprendido a utilizar herramientas virtuales para transformar sus clases en línea. Foto: Pxfuel.

Los docentes han aprendido a utilizar herramientas virtuales para transformar sus clases en línea. Foto: Pxfuel.

Imagen referencial. En el modelo consta una escala de valoración de los estándares para mirar si una universidad los cumple satisfactoriamente. Foto: Pxfuel.

Las universidades del país que no recibieron acreditación tras la evaluación que encabeza el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Caces) no cerrarán sus puertas. Su presidente Juan Manuel García, señaló este lunes 26 de octubre del 2020 que los estudiantes no serán perjudicados por la no acreditación.

De las 60 universidades y escuelas politécnicas del país, 55 se sometieron a la evaluación bajo el último modelo, establecido en el 2019. De ellas 52 acreditaron para cinco años. Las tres que no lo hicieron entrarán en un proceso de plan de mejoramiento y tienen dos años de plazo para volver a acreditarse.

Se trata de las universidades Luis Vargas Torres, de Esmeraldas; la Técnica de Babahoyo y la Universidad de Especialidades Turísticas, de Quito. “El proceso lo que exige es volver a trabajar en una situación de fortalecimiento de la institución. No se cierran las universidades”, dijo el titular del Caces.

El modelo evalúa tres funciones sustantivas: docencia, investigación y vinculación con la sociedad. Además se miran las condiciones institucionales. A través de 20 estándares se calificó un total de 240 componentes, entre ellos la planificación, los resultados y las metas obtenidas, con respecto, por ejemplo, al número de docentes a tiempo completo o con programas de posgrado.

En el modelo consta una escala de valoración de los estándares para mirar si una universidad los cumple satisfactoriamente, se aproxima, los cumple parcialmente, de manera insuficiente o si incumple.

Las condiciones mínimas para acreditar, según el documento, son que la institución alcance un mínimo de 10 estándares valorados con una combinación de cumplimiento satisfactorio o aproximación al cumplimiento.