28 de octubre de 2019 00:15

Las cinco tumbas olvidadas en cementerios y criptas de Quito

Los combatientes están en este mausoleo abandonado, en la parte antigua del cementerio de El Tejar. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Los combatientes están en este mausoleo abandonado, en la parte antigua del cementerio de El Tejar. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 51
Indiferente 2
Sorprendido 9
Contento 1
Betty Beltrán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A las puertas del Día de Difuntos, los 70 cementerios catalogados en el Distrito Metropolitano están más vivos que nunca, todo porque miles de personas ya comenzaron a visitar las tumbas de sus seres queridos; pero no todos tendrán flores.

No hay camposanto que se escape a la desmemoria. Abel Ramírez, consultor del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), se atreve a decir que en cada uno de esos espacios funerarios hay hasta un 10% de tumbas abandonadas.

El tema del olvido es mucho más profundo en las necrópolis urbanas, porque en las rurales al difunto se lo mira sobre todo como un protector de la familia y de la comunidad.

En el cementerio El Tejar hay una nave de piedra. Todo está enmohecido y sin una señal que indique quienes están sepultados allí. El libro ‘Historia de la Muerte en Quito’, de Javier Gómez Jurado, deja claro que serían los combatientes de la Batalla de Pichincha.

El fray descansa en la cripta de Santo Domingo de Guzmán, desde 1971. Creó las barriadas de La Vicentina y Las Casas. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

El fray descansa en la cripta de Santo Domingo de Guzmán, desde 1971. Creó las barriadas de La Vicentina y Las Casas. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Ese abandono también se nota en las criptas de las iglesias. Tras el nuevo inventario que se hizo en el complejo arquitectónico de Santo Domingo de Guzmán se contaron 1 500 difuntos, pero el 40% están abandonados, admite el fray Gonzalo Suárez, prior del convento dominico.

Allí está, en completa desolación, la tumba del fray Inocencio Jácome, un personaje emblemático en el Quito de la década de los 30 porque fundó las barriadas La Vicentina y Las Casas (norte de la ciudad).

La lista sigue. Seguramente escuchó hablar de Jacinto Jijón y Caamaño, el primer alcalde moderno de Quito, historiador, senador, candidato a la presidencia… Sin embargo, tal grado de fama no le sirvió para que su tumba perdure con dignidad en el tiempo.

Murió en 1950; sus restos permanecen en la cripta familiar, en la calle El Retiro, en el barrio El Placer Bajo. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Murió en 1950; sus restos permanecen en la cripta familiar, en la calle El Retiro, en el barrio El Placer Bajo. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Un pequeño candado impide abrir la puerta del predio N5-68 de la calle El Retiro, en el barrio El Placer Bajo. Desde la calle se divisan ramas de árboles y un cupulín de color verde.

Francisco ‘Pájaro’ Febres Cordero, el autor del libro ‘El sabio ignorado’ y en donde es protagonista Jijón y Caamaño, confirma que en ese punto está el mausoleo de la familia del ilustre conde que, incluso, donó a la ciudad todo su fondo de libros incunables (impreso durante el siglo XV).

Otra tumba que no tiene visitas es la de una princesa europea que se radicó en Quito. Se trata de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Wittelsbach, quien se enamoró de Manuel Sotomayor-Luna y Orejuela, diplomático ecuatoriano que desde 1944 era el primer embajador ante el Vaticano.

Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Wittelsbach falleció en el completo anonimato, el 14 de abril de 1985, a sus 85 años. Fue sepultada junto a su esposo.Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Wittelsbach falleció en el completo anonimato, el 14 de abril de 1985, a sus 85 años. Fue sepultada junto a su esposo.Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Tras un año de matrimonio, la noble se quedó viuda y juró jamás dejar la tierra de su amado. Sus restos están, junto a los de su esposo, en la cripta de la iglesia Santa Teresita (Robles y 9 de Octubre), frente a un altar.

El idilio, según el historiador Héctor López Molina, empezó en Roma en 1948. La princesa, ya de 47 años, conoció ese año a Sotomayor-Luna y Orejuela. Fue un flechazo a primera vista. Ella falleció en 1985.

Ceferino Congo, el hombre invidente que cuidó por más de 60 años el reloj de la basílica La Merced (Chile y Cuenca), tampoco tendrá flores en elCeferino Congo. Murió en 1965. Su tumba está en la capilla de San José. Por 60 años dio mantenimiento al reloj de la basílica de La Merced.. Ese aparato fue fabricado en 1818 y llegó a Quito después de dos años de viaje en barco y en mula.

Los restos de Ceferino están en las entrañas de la capilla de San José, ubicada entre la iglesia de El Tejar y el cementerio del mismo nombre (calle El Retiro). En 1902 habría llegado al convento mercedario de la mano del general Eloy Alfaro. Dicen que lo había encontrado en el Chota y que era huérfano.

Ceferino Congo. Murió en 1965. Su tumba está en la capilla de San José. Por 60 años dio mantenimiento al reloj de la basílica de La Merced. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Ceferino Congo. Murió en 1965. Su tumba está en la capilla de San José. Por 60 años dio mantenimiento al reloj de la basílica de La Merced. Foto: Betty Beltrán/ EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (54)
No (6)