15 de marzo de 2020 00:00

Un transportista busca reducir el número de asambleístas

Marco Vinicio Harb en el auto que conduce 12 horas al día para tener ingresos. se prepara para recoger firmas. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

Marco Vinicio Harb en el auto que conduce 12 horas al día para tener ingresos. se prepara para recoger firmas. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 46
Redacción Política
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Marco Vinicio Harb tiene 61 años. Divide su día entre el transporte de pasajeros y la voluntad de hacer cambios en la Constitución mediante consultas populares. Su propuesta de reducir de 137 a 70 el número de asambleístas con una enmienda obtuvo el visto bueno de la Corte Constitucional.

Harb conduce un vehículo y trabaja con una app para transportar pasajeros. Labora desde las 18:00 hasta las 06:00. Después de descansar, dedica tres horas a la lectura de las leyes y de la Constitución.

En el sistema de búsqueda de la CC, al digitar su nombre aparecen cuatro pedidos de control constitucional.

Harb quiere disminuir el número de legisladores, que regresen los casinos, eliminar el Consejo de Participación Ciudadana (Cppcs) y que se aumente la representación de los afiliados en el directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess).

marco harb

“Todos debemos poner nuestro granito de arena para cambiar el país”, dice Harb mientras conduce el vehículo en el que trabaja a diario.

El 6 de marzo pasado recibió una de las noticias más esperadas. La CC dictaminó que su propuesta de reducir el número de legisladores mediante una enmienda a la Constitución es viable. Sin embargo, aún debe sortear el control constitucional de la pregunta para el referéndum que pide.

Harb no se amilana. Actualmente ya delinea su estrategia sobre cómo recogerá el millón de firmas de respaldo que requiere para la consulta.

La Constitución establece que una enmienda puede impulsarla la ciudadanía con “el respaldo de al menos 8% de las personas inscritas en el registro electoral”. Actualmente, el padrón consta de 13 261 994. Esto quiere decir que Harb necesitaría al menos 1 060 959 firmas.

No tiene un partido ni organización política que lo respalde. Sin embargo, está convencido de que logrará esa cantidad de rúbricas.

“Hay grupos que me han expresado su apoyo por medio de las redes sociales. También tengo amigos del colegio y ahora una chica me va a ayudar para armar la propuesta en las redes sociales”.

En su perfil de Facebook se pueden observar cómo intenta difundir su propuesta. El 10 de marzo pasado publicó: “He dado el primer paso y la CC dice que lo que propongo para reducir asambleístas es el camino correcto”. Obtuvo siete comentarios. Todos ellos en apoyo a la iniciativa.

Actualmente, en el país está encaminada una iniciativa de reforma parcial mediante un referéndum que busca eliminar al Cpccs. La encabeza el Comité por la Institucionalización Democrática y el obtener 176 000 firmas válidas, le tomó cerca de seis meses.

Hasta ahora, los paso que ha dado no han requerido de la participación de más gente ni de recursos económicos. Su respuesta ante la pregunta de cómo financiará una recolección en todo el país es: “todos tenemos que cooperar así sea con un centavo”.

Harb estudió administración de empresas. Se dedicó a la reconstrucción de iglesias en Bolivia y estuvo vinculado a la construcción en el país. No tiene experiencia alguna en leyes. “Tengo un amigo abogado que me da pautas. Pero es una persona ocupada que no me puede asesorar todo el tiempo”, señala.

Se autodefine como gallo de pelea y dice que no se va a rendir. Por eso, hace dos semanas ingresó nuevamente un pedido de consulta para eliminar la tipificación de los casinos como actividad ilegal. “No me van a ganar”, dice.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (3)