Corrupción afecta a la atención de pacientes en seis…
La carrera por la Alcaldía va a paso lento en Quito
Interpol asegura que Sebastián Yunda se encuentra en Bolivia
La escasez de ‘chips’ afecta la oferta de TV, vehíc…
Metro de Quito: solo la obra física avanza
Desfile militar de Chile homenajea a quienes han …
Presidente Lasso ya está en Nueva York para la Asamb…
Asamblea defiende contrato de USD 100 000 para logís…

El trámite judicial en contra del concejal Antonio Ricaurte continúa

El concejal Ricaurte señaló que no se acercará a Carla Cevallos. Foto: Vicente Costales/El Comercio

El concejal Ricaurte señaló que no se acercará a Carla Cevallos. Foto: Vicente Costales/El Comercio

El concejal Ricaurte señaló que no se acercará a Carla Cevallos. Foto: Vicente Costales/El Comercio

Hoy, 3 de septiembre, la concejala Carla Cevallos, de SUMA, acudió al reconocimiento de firmas al Juzgado de Contravenciones. Esto como parte del proceso del juicio 17151201500764, que sigue en contra de Antonio Ricaurte, de Vive.

En la denuncia, que presentó el martes (1 de septiembre), pide que se sancione como contravención de cuarta clase a su colega. Esto por la difusión de un video en el que él dice que ella lo acosó y lo sedujo.

Según el art. 396 del Código Orgánico Integral Penal, la sanción es para quien por cualquier medio, profiera expresiones en descrédito o deshonra en contra de otra.

También solicitó que se aplique el art. 558, literales 1, 2 y 3, que habla sobre medidas de protección. Incluye prohición al procesado de concurrir a determinados lugares, de acercarse a la víctima, testigos y a determinadas personas, en cualquier lugar donde se encuentren. Y realizar actos de persecución o de intimidación a la víctima o a su familia por sí mismo o a través de terceros.

Mauricio Bustamante, secretario del Concejo Metropolitano, indicó que no se han hecho adecuaciones ni se ha pensado en separar a los ediles en la sala de sesiones. Esto porque aún no tienen una notificación u orden judicial; si llegara las acatarían pues son de cumplimiento obligatorio.

Suplementos digitales